Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José María Ruiz-Mateos S.A. entra en liquidación y queda disuelta

El Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid ha acordado la apertura de la fase de liquidación de la sociedad José María Ruiz-Mateos S.A., firma a través de la que Nueva Rumasa lanzó una de sus emisiones de pagarés corporativos.
En concreto, el juez declara disuelta dicha empresa, después de haber sido declara en concurso necesario, y cesa a sus administradores, que serán sustituidos por la administración concursal, según publica este martes el Boletín Oficial del Estado (BOE).
Los acreedores tienen ahora un plazo de un mes para comunicar sus créditos a la administración concursal.
La apertura de la fase de liquidación y su disolución se produce tres meses después de que este juzgado admitiera a trámite una solicitud de declaración de concurso necesario de acreedores José María Ruiz-Mateos S.A. presentada por ocho personas integrantes de una familia jiennense que invirtió 5,2 millones de euros en pagarés emitidos por distintas sociedades de la familia Ruiz-Mateos.
Los Ruiz-Mateos solicitaron el año pasado el concurso voluntario para esta sociedad que lleva el nombre del fundador de Nueva Rumasa, pero posteriormente desistieron del procedimiento.
Así, el Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid inadmitió en un auto con fecha 30 de septiembre el concurso voluntario de acreedores "por no haber subsanado defectos advertidos" en la solicitud.
Esta resolución judicial se produjo después de que la familia Ruiz-Mateos anunciase a principios de septiembre la venta de Nueva Rumasa al grupo de empresas del empresario Ángel de Cabo.