Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Justicia europea cree que una incapacidad temporal por accidente laboral puede ser "discapacidad"

El abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) Yves Bot ha señalado este jueves que una incapacidad temporal de duración incierta causada por un accidente laboral puede calificarse como una "discapacidad" cuando suponga una limitación derivada de dolencias físicas duraderas que pueda impedir la participación "plena y efectiva" del trabajador en su vida profesional en igualdad de condiciones con el resto de empleados.
En sus conclusiones, el abogado general recomienda al TUE que se pronuncie en este sentido en la sentencia que resuelva el caso de un trabajador que, tras sufrir un accidente que acarreó una incapacidad temporal, fue despedido alegando que "no hubiese alcanzado las expectativas establecidas por la empresa ni el rendimiento que ésta consideraba adecuado o idóneo para el desempeño de sus tareas".
Este empleado presentó una demanda ante el Juzgado de lo Social número 33 de Barcelona, en la que solicitó que se declarara nulo el despido por vulneración de derechos fundamentales, así como una indemnización por daños morales y otra por daños materiales. En su defecto, el trabajador reclamaba que el despido fuera declarado improcedente.
El abogado general recuerda tras la cuestión elevado por este juzgado que el TUE ha adoptado una definición "evolutiva y relativamente amplia" del concepto de discapacidad, el cual "no solo abarca la imposibilidad de ejercer una actividad profesional" sino también "una dificultad para el ejercicio de ésta".
Así, Bot estima que "una interpretación distinta sería incompatible con el objetivo" de la normativa comunitaria, como también lo sería "admitir que ésta (la directiva) pueda aplicarse en función de la causa de la discapacidad".
Por tanto, el abogado general asegura que "si una enfermedad curable o incurable acarrea una limitación, derivada en particular de dolencias físicas, mentales o psíquicas que, al interactuar con diversas barreras, puede impedir la participación plena y efectiva de la persona de que se trate en la vida profesional en igualdad de condiciones con los demás trabajadores, y si esta limitación es de larga duración, esa enfermedad puede estar incluida en el concepto de discapacidad".
De esta forma, afirma que el juez español del caso debe comprobar si estos requisitos se cumplen en el caso que se trata. Si determina que la limitación sufrida por este trabajador presenta un carácter duradero, la limitación podría incluirse en el concepto de discapacidad que define la legislación europea.
Por otra parte, añade que el plazo entre el accidente laboral y el despido no ha de ser un criterio que determine el carácter duradero o no de la limitación puesto que "incitaría a los empresarios a despedir lo más rápidamente posible a los trabajadores enfermos o accidentados"
La opinión del abogado general no vincula al Tribunal de Justicia europeo, sino que su misión es proponer una solución jurídica a un asunto sobre el que los jueces comienzan ahora sus deliberaciones. Las sentencias del TUE, no obstante, siguen en la mayoría de los casos las recomendaciones del abogado.