Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mario Draghi ganó 385.860 euros en 2015 como presidente del BCE, un 1,6% más

El sueldo de Mario Draghi como presidente del Banco Central Europeo (BCE) aumentó un 1,6% en 2015, hasta los 385.860 euros, una mejora que cuadruplicó la subida del 0,4% del año anterior, cuando el salario básico anual del presidente de la entidad alcanzó los 379.608 euros.
De este modo, la subida de la retribución salarial percibida por Mario Draghi se situó muy por encima de la tasa de inflación interanual de la zona euro, que en diciembre de 2015 fue del 0,2%.
De hecho, el alza del 1,6% aplicado al sueldo del banquero italiano es el mayor incremento anual recibido por Draghi desde que iniciara su mandato en noviembre de 2011, tras las subidas del 0,8% en 2012, del 1,1% en 2013 y del 0,4% en 2014.
Desde su llegada a la presidencia del BCE, el salario básico del máximo responsable de la política monetaria de la eurozona se ha incrementado un 3,9%, mientras que desde el estallido de la crisis financiera en 2007, el presidente del BCE ha visto incrementado su salario en un 11,7%.
Por su parte, el vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, recibió en 2015 un salario básico de 330.744 euros, en comparación con los 325.392 euros que ganó en 2014, lo que representa una subida del 1,6%, la misma mejora aplicada al sueldo de Draghi y del resto de miembros del Comité Ejecutivo del BCE.
En esta línea, los sueldos del resto de miembros del directorio del BCE que permanecieron todo el año en el cargo (Peter Praet, Benoît Coeuré, Yves Mersch) también subieron un 1,6%, desde los 271.140 euros anuales hasta los 275.604 euros anuales.
Por su parte, Sabine Lautenschläger, que reemplazó en enero de 2014 a su compatriota Jorg Asmussen, vio mejorado su salario un 8,7%, hasta 275.604 euros, frente a los 253.457 euros del ejercicio anterior, cuando no cobró la anualidad completa.
CONSEJO SUPERVISOR.
Por su parte, los miembros del BCE empleados en el Consejo del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), exceptuando a Sabine Lautenschläger, recibieron en conjunto 635.385 euros en el segundo año de vida del organismo, de los que 275.604 correspondieron al salario de su presidenta, Danièle Nouy, que vio mejorado un 1,6% su sueldo básico en relación a 2014.
El BCE precisó que los ejecutivos de la entidad y los miembros a tiempo completo del Consejo de Supervisión reciben un salario base y otros complementos por residencia y representación. Sin embargo, el presidente de la institución dispone de una residencia oficial propiedad del BCE en lugar de dicha prestación por residencia.
Por su parte, los miembros del Consejo de Supervisión empleados por el BCE que trabajan a tiempo parcial reciben, además del sueldo base, un salario variable basado en el número de reuniones a las que asisten. En 2015, el importe abonado por este concepto fue de 352.256 euros, frente a los 74.776 euros de 2014.
"De acuerdo con lo dispuesto en las condiciones de contratación del personal del Banco Central Europeo, los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión tienen derecho a complementos salariales por residencia, hijos y educación, en función de sus circunstancias individuales", explicó el instituto emisor europeo.
En esta línea, añadió que los salarios básicos están sujetos a tributación a la Unión Europea y a deducciones en relación con las aportaciones al plan de pensiones y a los seguros médico y de accidente, mientras que las prestaciones sociales no están sujetas a tributación y no computan a efecto de pensiones.
MÁS PERSONAL.
En términos generales, el BCE dedicó a gastos de personal, que incluyen salarios, complementos salariales, primas de seguros y gastos diversos para los empleados, un importe total de 306,4 millones de euros, lo que supone un alza del 25% respecto a los 244,9 millones que dedicó a esta partida en 2014 como consecuencia principalmente del incremento del número de empleados.
Al final de 2015, la institución contaba con el equivalente a 2.871 empleados a tiempo completo, frente a los 2.577 que tenía a finales de 2014, con un total de 299 bajas durante el año, frente a las 681 de 2014, mientras que las nuevas contrataciones o cambios de contrato sumaron un total de 648, frente a las 1.458 del año anterior.