Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Mesa del Tabaco reitera al Gobierno la necesidad de transponer la directiva europea del tabaco

La Mesa del Tabaco ha reiterado al Gobierno la necesidad de transponer "urgentemente" la Directiva Europea 2014/10/UE de los productos del Tabaco, que obliga a introducir modificaciones sustanciales en el diseño de todos los envases de los productos del tabaco y en algunos de sus formatos, lo que implica importantes cambios en los procesos de fabricación, impresión y adquisición de nueva maquinaria.
Según ha informado la Mesa del Tabaco en un comunicado, el cambio en el caso español afectará a unas 2.700 referencias, que deberían estar ya entrando en las líneas de producción junto al resto del mercado europeo. Para poder gestionar este cambio en las fábricas donde se producen estos productos, la Mesa del Tabaco solicita conocer con "exactitud" y cuanto antes el nuevo marco legar en el que van a tener que competir los operadores del sector.
Los fabricantes y distribuidores que operan en el mercado español están ya trabajando en la fabricación de los productos según las especificaciones marcadas por la Directiva para poder así cumplir con los plazos, mostrando su compromiso con esta nueva normativa.
En la Mesa del Tabaco se ha recordado que en España se generan casi 61.000 empleos ligados a estas actividades, desde el cultivo hasta la venta minorista. Asimismo, se ha indicado que el 5% del total de los ingresos del Estado vía impuestos provienen de la recaudación asociada al tabaco.
Para la Mesa del Tabaco, la nueva directiva es un ejemplo más de la "hiperregulación" a la que la Unión Europea somete al sector del tabaco. Esta norma contiene, según la Mesa del Tabaco, medidas "muy restrictivas" que casi llegan a homogeneizar el producto, al duplicar el tamaño de las advertencias sanitarias e introducir nuevas advertencias laterales, reduciendo al mínimo el espacio disponible para la impresión de las marcas.