Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio de Fomento pone en servicio los tramos Blanca-Abarán-Jumilla de la autovía A-33 en Murcia

Se prevé que utilicen diariamente esta infraestructura 8.000 vehículos que actualmente circulan por la N-344
La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asistido este jueves en Murcia a la puesta en servicio de dos tramos de la autovía A-33 entre Blanca-Abarán y Abarán-Jumilla, que han supuesto una inversión de 122,52 millones de euros.
La seguridad vial y el respeto al medio ambiente han primado a la hora de desarrollar esta infraestructura, elemento clave de integración territorial entre la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana, ha señalado la ministra, quien ha añadido que la intención del Gobierno de la Nación es concluir esta autovía en los tres tramos que quedan desde Jumilla a Yecla y Caudete y a Fuente la Higuera, según la disponibilidad presupuestaria que exista.
"En este momento seguimos trabajando para el futuro de la Región de Murcia" por lo que "el resto de kilómetros que falta se irá haciendo a medida que las disponibilidades presupuestarias lo permitan, y a pesar de la crisis", ha enfatizado.
De hecho, ha comentado que, pese a lo momentos de dificultad económica, la Región "ha sido una de las comunidades que más ha subido el presupuesto este año, hasta llegar a 280 millones de euros". Así, ha lamentado que "no sea suficiente", aunque ha recalcado que están haciendo un "esfuerzo muy importante", sobre todo con el proyecto del AVE, del que asegura que "va a buen ritmo".
En el mismo sentido, ha declarado que "es una 'fantasmada'" vaticinar una fecha del las inauguraciones de los tramos de autovía que están todavía en obras y de la llegada del tren de alta velocidad a la Región, ya que "los políticos no están para prometer y prometer, sino para hacer cosas".
Por su parte, el presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, ha señalado que la puesta en marcha de estos dos tramos de la A-33 son "ciertamente importantes", ya que la Región tiene la práctica totalidad de sus comarcas comunicadas por autovía y éste es un paso fundamental para el Altiplano.
"Se ha dado un paso importante y estamos en el suma y sigue, porque ese es el compromiso del Gobierno nacional, en general, y de la ministra de Fomento, en particular", ha matizado Valcárcel.
En concreto, la puesta en servicio de estos dos tramos de la autovía A-33 permitirá a los habitantes de Blanca, Abarán y Jumilla un ahorro en el tiempo de sus desplazamientos, además de poder hacerlo de forma mas segura. Se prevé que utilicen a diario esta infraestructura 8.000 vehículos que hasta ahora circulaban por la N-344, de los cuales 2.000 serán pesados.
EL PROYECTO
La A-33 es una autovía de trazado nuevo con dos calzadas, de dos carriles cada una, separadas por una mediana de diez metros. Los tramos que se ponen en servicio suman un total de 30 kilómetros y han supuesto una inversión de 122,52 millones de euros: Blanca-Abarán (58,53 millones de euros, 12,4 km) y Abarán-Jumilla (63,99 millones de euros, 18,32 km).
A lo largo de este trazado se han ejecutado una serie de enlaces para mejorar la conectividad de toda la zona, con la autovía A-30, con la carretera nacional N-344 y con las vías autonómicas A-10 y A-20.
Los tramos que ahora entran en servicio son una parte de todo lo que supondrá la autovía A-33 entre Blanca y Font de la Figuera, una infraestructura viaria de aproximadamente 90 kilómetros, dividida en cinco tramos: tres que discurren íntegramente en Murcia, el cuarto que lo hace a caballo con la Comunidad de Castilla-la Mancha y otro, en la Comunidad Valenciana.
Se trata de una carretera de alta capacidad que servirá de nexo de unión entre tres corredores fundamentales: la autovía A-31 (Albacete-Murcia), la autovía A-30 (Albacete-Murcia-Cartagena) y la autovía A-35 (Almansa-Xativa).
La seguridad vial ha estado presente en todas y cada una de las actuaciones del proyecto. Así, en estos tramos de la A-33 se ha seguido el modelo de carreteras clementes o 'forgiving roads', para evitar los posibles errores humanos y, en caso de accidente, minimizar los efectos y consecuencias de los mismos.
Las actuaciones en materia de seguridad vial se han centrado en evitar los posibles siniestros por salidas de la vía, sustituyendo, en algunos tramos, la barrera metálica tipo 'bionda' por el movimiento de tierras necesario para establecer una inclinación suave del terreno; o cambiando los postes metálicos de la carcelería por postes tubulares homologados de PVC. También se han implantado en la mediana pantallas antideslumbrantes y se ha reforzado la señalización de los enlaces.
ESPACIOS PROTEGIDOS
En la ejecución de esta infraestructura viaria se han invertido 7,5 millones de euros en medidas para la salvaguarda de los espacios protegidos de la Sierra del Carche y la Sierra de la Pila; así como en la prospección inicial para la protección del patrimonio arqueológico y paleontológico. También se han instalado pantallas acústicas y se han adecuado pasos de fauna.