Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Modelo de negocio, rentabilidad, liquidez y capital centrarán la supervisión bancaria del BCE en 2016

El modelo de negocio y el riesgo de rentabilidad, la adecuación del capital, el riesgo de crédito, la gobernanza de los riesgos y la calidad de los datos y la liquidez son las cinco prioridades que se ha marcado el Banco Central Europeo (BCE) en materia de supervisión para 2016.
Según explica en un comunicado, la Supervisión Bancaria de BCE ha identificado las cinco áreas fundamentales para 2016, que se basan en la valoración de los principales riesgos a los que se enfrentan las entidades de crédito en la coyuntura actual.
En concreto, incide en que el modelo de negocio y el riesgo de rentabilidad se encuentran entre los riesgos más elevados, seguidos de otros asuntos clave cuya importancia varía entre los distintos países de la zona del euro.
Entre ellos, el BCE menciona el riesgo de crédito y los mayores niveles de morosidad, la reversión de la búsqueda de rendimientos, el riesgo de conducta y de gobernanza, el riesgo soberano, el riesgo geopolítico y las vulnerabilidades crecientes en las economías emergentes, el riesgo informático y de cibercrimen y la capacidad de las entidades de crédito de cumplir los requisitos regulatorios de capital de próxima aplicación.
"Al iniciarse el segundo año completo de la supervisión de las entidades de crédito de la zona del euro, queremos dejar claro desde principios de año lo que nos guiará en nuestro trabajo", afirmó la presidenta del Consejo de Supervisión del BCE, Danièle Nouy.
En este sentido, defendió que estas prioridades son un "instrumento esencial" para coordinar las actuaciones supervisoras en las entidades de crédito "de manera armonizada y proporcional", al tiempo que contribuyen a la igualdad de trato y a respaldar el crecimiento.
El BCE señala que emprenderá distintas iniciativas supervisoras para cada una de las prioridades, aunque añade que en algunos casos podría tardarse más de un año en aplicarlas plenamente. Además, agrega que a nivel de entidades, la actividad supervisora podría tener que ajustarse al perfil de riesgo específico de cada entidad de crédito.
Por otro lado, apunta que los riesgos mencionados, así como las prioridades en materia de supervisión, "no deben considerarse una lista exhaustiva".