Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro afirma que España tiene un futuro "prometedor" pero hay que seguir con las reformas estructurales

Fainé afirma que el motor de arranque de la economía "próspera" son los emprendedores, empresarios y directivos
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en funciones, Cristóbal Montoro, ha afirmado este martes que España tiene un futuro económico "prometedor" y "cargado de esperanzas", si bien ha marcado la necesidad de continuar con las reformas estructurales.
Así lo ha señalado durante su intervención en el acto de clausura del Congreso 'Directivos sin fronteras', organizado por la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), presidido por el Rey Felipe VI, en el que ha subrayado la importancia de continuar con la agenda reformista para que España siga ganando competitividad, se consigan unas relaciones laborales "más actualizadas" y una Administración "más eficiente y comprometida con los emprendedores", a través de la administración electrónica.
Si persisten las reformas "podemos tener un futuro económico cargado de esperanza", ha afirmado Montoro, quien ha querido trasladar un mensaje "positivo" y "de confianza" a los directivos, porque la economía "está creciendo a la cabeza de los países desarrollados del mundo".
Montoro ha señalado que España necesita ese crecimiento para hacer una sociedad "con menos desigualdad" y, sobre todo, para crear empleo. En este sentido, ha destacado que por primera vez en la historia de España todo el crecimiento en términos nominales se está traduciendo en creación de empleo, con una generación de puestos de trabajo de 525.000 empleos en el último año.
"Esto es lo fundamental para dar respuesta a esa gran demanda social que existe en España de que tengamos una sociedad de igualdad de oportunidades. Sin empleo no podemos hablar jamás de una sociedad próspera y desarrollada", ha apostillado.
Asimismo, Montoro ha indicado que España necesitaba crecer en términos nominales entre un 6% y un 7% para crear 600.000 empleos, si bien hoy lo hace con un crecimiento por encima del 3% y sin inflación, algo "muy positivo" por lo que representa en cuanto a ganancia de competitividad.
Otro dato "extraordinariamente positivo" es que todo el crecimiento procede de la demanda interna, "de la inversión en casas, en las empresas y del consumo", ya que ésta crece por encima del 3% y aún así se mantiene la capacidad de financiación frente al resto del mundo en cerca de dos puntos del PIB.
Esto muestra que las exportaciones "están liderando" en diferentes ámbitos de la actividad económica, en parte por la plena introducción de la economía digital, en sectores como el de bienes de equipos, el automóvil o el agroalimentario, y a pesar de que los socios europeos no crecen al mismo ritmo, lo que supone que España tiene "más mérito" en ganancia de competitividad.
"Ese crecimiento creador de empleo y compatible con un saldo positivo de la balanza de pagos es el crecimiento que tenemos que preservar de cara al futuro para dar respuesta al gran reto del empleo", ha enfatizado Montoro, quien ha apuntado que el Estado tiene el "compromiso" de impulsar a los emprendedores y la capacidad de las empresas para que "sigan siendo los motores de crecimiento económico y de la internacionalización".
LOS DIRECTIVOS HAN SOPORTADO UNA CARGA FISCAL "MUY CONSIDERABLE"
En cuanto a las reformas tributarias y los impuestos, Montoro ha opinado que tienen que guardar el principio de suficiencia para salvaguardar los servicios públicos y las grandes funciones del Estado de Bienestar, ya que "requieren de esos impuestos, que tienen que contener poderosos incentivos que acojan a la innovación tecnológica y empresarial y la conviertan en un factor de crecimiento económico".
En esta línea, Montoro ha reconocido que durante los años de crisis los directivos de empresa "han soportado una carga fiscal muy considerable y tenían todo el derecho a pagar menos tributación para que la recompensa que significa su retribución dineraria a su trabajo, dedicación, empeño y riesgo se vea compensada".
El ministro de Hacienda en funciones ha insistido en la relevancia de la calidad del personal humano que es "el que está realmente conduciendo la recuperación económica en España y la consiguiente creación de empleo".
"A estas alturas de experiencia, estamos convencidos de que España no nos va a defraudar, porque España tiene lo mejor que puede tener: a su gente, el capital humano, la empresa, los trabajadores y directivos", ha añadido, para enfatizar que "cuando se tiene ese capital hay que apostar por ese capital".
Por último, ha indicado que la clase política necesita a esa sociedad civil para que los políticos reciban propuestas y puedan estar "a la altura", así como para dar respuesta en sus propuestas políticas económicas a las demandas del mundo empresarial.
FAINÉ MARCA EL DECÁLOGO PARA LOS DIRECTIVOS
De su lado, el presidente de CEOE y de Caixabank, Isidro Fainé, ha señalado que el papel del directivo es "vital" para la reactivación empresarial, por lo que ha marcado como uno de los "grandes desafíos" el tender puentes de diálogo entre las empresas y las instituciones públicas.
"El motor de arranque de la economía libre y próspera tienen que ser los emprendedores, los empresarios y los directivos de cualquier tipo de institución pública y privada", ha afirmado Fainé, quien ha marcado un decálogo a seguir por los directivos.
Este pasa por prever las circunstancias que puedan ocurrir ante el actual "mundo globalizado, volátil, incierto, complejo y ambiguo", así como ser "inteligentes" en la gestión del tiempo, apostar por la simplificación y por la idea de que cada empleado tenga unos objetivos empresariales definidos a corto, medio y largo plazo.
También se ha referido a la importancia de la formación permanente, al concepto de que "no hay beneficios sin ventas y no hay ventas sin productos" y a la importancia del saber comunicar con "claridad" los mensajes.
Fainé ha instado a los directivos a ser "ejemplares" como vía de la "mejor autoridad", al tiempo que ha abogado por no permitir que las nuevas tecnologías sustituyan el contacto personal y tener claro que "el camino hacia el éxito está repleto de detalles", por lo que se necesita una visión global.
CARMENA PIDE QUE LOS DIRECTIVOS "CONTAGIEN" A LOS POLÍTICOS
Por su parte, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha afirmado sentir una "gran admiración" por las personas que tienen la responsabilidad de definirse como directivos, y ha asegurado echar "mucho de menos" que "desde las barras y los escaños de la política ocasional no haya ese saber dirigir, gestionar asumir de una determinada manera, eso que se venía llamando mando y autoridad".
De esta forma, ha pedido a los directivos que "contagien" a la clase política para ayudarles a ser capaces de afrontar "la labor del directivo político".