Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's confía en que España cumpla el objetivo de déficit en 2014, pero no en 2015

La mejoría económica permitirá a España cumplir el objetivo de déficit del 5,8% del Producto Interior Bruto (PIB) marcado para este año, aunque la perspectiva para 2015, cuando el desequilibrio negativo debería bajar al 4,2%, "es menos clara", según la agencia de calificación crediticia Moody's.
En un informe sobre el proceso de consolidación presupuestaria en España, la calificadora de riesgos destaca que España cerró 2013 con un déficit del 6,6% del PIB, prácticamente en el objetivo del 6,5% pactado con Bruselas, y apunta que el esfuerzo previsto para 2014 será "significativamente mayor" que el llevado a cabo el último ejercicio.
En concreto, para cumplir el objetivo del 5,8% de déficit en 2014, el ajuste deberá ser de 7.500 millones de euros respecto al resultado de 2013, cuando el recorte fue de 2.600 millones.
A pesar de este considerablemente mayor esfuerzo, Moody's confía en que España cumplirá con el objetivo fijado para 2014 gracias al efecto de la mejoría en la situación económica con especial incidencia en la Seguridad Social, que se beneficiará de la lenta mejora del mercado laboral y de las "muy bajas" subidas de las pensiones.
Sin embargo, la agencia advierte de que la perspectiva para 2015 "es menos clara" ya que el Gobierno aún no ha detallado completamente cómo pretende reducir el déficit al 4,2% del PIB.
En este sentido, Moody's considera que la reforma fiscal que el Ejecutivo planea aplicar en 2015 será neutral desde la perspectiva de los ingresos y, según las proyecciones a medio plazo del Gobierno, la mayor parte del ajuste vendrá por la vía del gasto, mientras que la mejora del mercado laboral y las medidas para reducir el tamaño del sector público deberían permitir ahorros adicionales.
"Sin embargo, creemos que serán necesarios recortes adiconales del gasto para alcanzar estos objetivos", apunta la calificadora de riesgos, que confía en que la relajación fiscal como consecuencia del impacto de las elecciones autonómicas de 2015 no hará descarrilar los esfuerzos realizados en los últimos años, por lo que el déficit podría acabar el próximo año en el 4,8% del PIB, seis décimas por encima del objetivo.