Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's cree que Telefónica buscará un nuevo comprador para O2

La agencia de calificación crediticia Moody's prevé que Telefónica busque un nuevo comprador para su filial británica en O2, después de que la Comisión Europea (CE) haya bloqueado su venta al grupo Hutchison para fusionarla con su operador Three.
"El acuerdo fallido probablemente acelerará la consolidación entre los operadores de telefonía fija y telefonía móvil en Reino Unido con Telefónica buscando un nuevo comprador para O2", ha señalado el vicepresidente senior de Moody's Iván Palacios.
La agencia considera que la decisión de Bruselas de vetar la operación es negativa desde un punto de vista crediticio para las operaciones de telecomunicaciones en Reino Unido, tanto de CK Hutchison Holdings como de Telefónica.
De hecho, Moody's confirmó este jueves el rating 'Baa2' de Telefónica, pero empeoró su perspectiva de 'estable' a 'negativa' al considerar que la decisión de la CE de bloquear la venta de O2 UK "retrasará los esfuerzos de desapalancamiento de Telefónica".
La agencia de calificación crediticia apunta que proveedores de telefonía fija en Reino Unido como Virgin Media, Sky y Talk Talk son los compradores más probables para O2, como ya adelantaba este jueves Sky News.
En su opinión, una fusión con cualquiera de estos actores es "improbable" que se enfrente al mismo nivel de restricciones por parte de los reguladores que una fusión entre operadores móviles, ya que no supondría la reducción de compañías de telefonía con red propia de cuatro a tres.
Por otro lado, cree que el veto a la fusión de O2 y Three tendrá consecuencias variadas en el sector de las telecomunicaciones europeas, en el que espera que la consolidación entre operadores de telefonía móvil dentro de un mismo país se ralentice por miedo unas mayores limitaciones por parte de los reguladores.