Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's prevé una mejora del sistema bancario español superior a la del italiano y el portugués

Advierte que la solvencia de los bancos de España, Irlanda, Italia y Portugal será más débil en comparación con otros países de Europa
La agencia de calificación crediticia Moody's prevé una mejora del comportamiento del sistema bancario español en 2014 y 2015 a medida que se relajan las condiciones de financiación de las entidades y aumenta el crédito, lo que permitirá a los bancos españoles registrar un mejor desempeño que los italianos y los portugueses.
Moody's concluye en un informe que los bancos de España, Irlanda, Italia y Portugal seguirán diferentes sendas de recuperación tras las mejoras registradas en los entornos operativos de estos cuatro países europeos.
La agencia cree que los bancos irlandeses tiene el potencial de registrar la mejora "más notable" en lo que queda de 2014 y en 2015, aunque parten de un punto más bajo, gracias a que un mayor crecimiento de la economía irlandesa ofrecerá cierto impulso a estos bancos y mejorará el comportamiento de su cartera de activos.
"Los bancos españoles también deberían registrar un mejor comportamiento en este periodo a medida que se ralentiza el problema de la generación de préstamos y se alivian los costes crediticios", afirma Moody's.
Sin embargo, cree que en Italia, donde el crecimiento económico es más débil, y en Portugal la generación de capital de los bancos es probable que siga más contenida durante un periodo más prolongado de tiempo.
En concreto, la agencia prevé una mejora de la calidad de los activos de los bancos irlandeses, mientras que en el caso de los italianos, los portugueses y los españoles se producirá una ralentización de la erosión de la calidad de sus activos en sus carteras.
RATIOS DE SOLVENCIA MÁS DÉBILES.
Sin embargo, los procesos de ampliación de capital y los esfuerzos de consolidación no mitigarán completamente los desafíos en la calidad de los activos y los ratios de solvencia seguirán siendo más débiles que los de las entidades de otros países de Europa.
"Las presiones en la rentabilidad persistirán en Italia, Portugal y España, pero mejorarán en Irlanda, mientras que se aliviarán sus difíciles condiciones de financiación y la dependencia de los fondos del Banco Central Europeo (BCE)", remarca.
Por otro lado, también remarca que la recuperación de estos cuatro sistemas bancarios parte de puntos de inicio muy diferentes en términos de fundamentos crediticios (eficiencia, calidad de capital, capital, liquidez y beneficio neto).
Por ejemplo, subraya que las burbujas inmobiliarias en Irlanda y España suponen que el deterioro de la calidad de los activos fue más pronunciado en ambos países, donde además los bancos tuvieron que ser recapitalizados utilizando en parte fondos públicos.
Por su parte, el sistema italiano no registró el mismo grado de deterioro de la calidad de los activos ni requirió de ayudas de los contribuyentes, mientras que en Portugal la recapitalización de los bancos fue posterior a los test de estrés y empleó tanto fondos públicos como recursos privado.