Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's califica de 'default' la quita del 70% de la deuda de Abengoa

Moody's considera que una quita del 70% de la deuda como la incluida en el acuerdo entre los principales bancos y fondos acreedores de Abengoa supone un caso de 'default' conforme a los parámetros financieros utilizados por la agencia.
En una nota, la agencia de calificación crediticia advierte de que Abengoa puede protagonizar uno de los mayores concursos de acreedores hasta la fecha en España "si los esfuerzos para reestructurar su deuda y evitar la bancarrota antes del 28 de marzo no tienen éxito".
Por lo pronto, indica la agencia, el plan financiero para reestructurar 9.300 millones de euros de deuda presentado ayer "incluye un canje para convertir en acciones el 70% de la deuda, lo que es un caso de 'default' bajo las definiciones de Moody's".
Tras realizar estas consideraciones, Moody's asegura que se pueden extraer varias "lecciones" tras lo ocurrido con la compañía española. "Una de las principales conclusiones del 'default' de Abengoa es que un gran balance de 'cash' no implica necesariamente que la compañía disponga de liquidez suficiente", señala.
"La clave" es en realidad "cuánta liquidez se encuentra libre de restricciones e inmediatamente disponible", indica en la nota el vicepresidente de Moody's y analista senior de la firma, Matthias Heck, autor de un informe dedicado a la compañía española.
A pesar del flujo de caja y de las inversiones financieras a corto plazo de las que ha informado Abengoa, con un valor conjunto de 2.500 millones de euros, Moody's califica de "débil" la liquidez de la empresa, ya que solo 346 millones, o el 14% de la misma, se encuentran disponibles para su uso inmediato.
Una parte considerable de la caja está vinculada a pagos a proveedores y, por este motivo, ha quedado fuera del análisis de la agencia de calificación, que insiste en que la falta de liquidez es el motivo por el que la empresa se ha visto obligada a solicitar el preconcurso de acreedores.
"Otra lección es que la caja se puede evaporar muy rápidamente, sobre todo cuando los proveedores y los clientes pierden su confianza en la compañía", señala la agencia.
Junto a esto, la "muy compleja estructura financiera de Abengoa" ha emergido como otro de "los elementos significativos en su 'default'", ya que hace que el análisis de la empresa se convierta en un ejercicio "muy difícil" y quede, por ello, restringido para los inversores, que prefieren "una estructura sencilla de capital".