Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's cercena su previsión de crecimiento del PIB de Italia en 2014 al -0,1% desde el +0,5%

La agencia Moody's ha recortado en seis décimas su pronóstico de crecimiento para la economía italiana en 2014, que sufrirá una contracción del 0,1% en vez de la expansión del 0,5% esperada anteriormente por la calificadora de riesgos.
La decisión de Moody's se produce después de que la semana pasada la primera estimación del PIB de Italia en el segundo trimestre publicada por el instituto italiano de estadística Istat mostrara una contracción del 0,2% en el segundo trimestre con respecto a los tres primeros meses del año, cuando ya había caído un 0,1%, lo que implica la recaída en recesión del país transalpino.
A raíz de la confirmación de la nueva entrada en recesión de Italia, la agencia de calificación pone en cuestión el cumplimiento de los objetivos de déficit marcados por el Ejecutivo italiano, que preveían un desequilibrio negativo del 2,6% este año y del 1,8% en 2015.
En este sentido, el propio primer ministro italiano, Matteo Renzi, apunta en una entrevista concedida a 'Financial Times' que espera que el déficit presupuestario de Italia cierre 2014 en el 2,9% del PIB.
En cuanto a la deuda pública, Moody's pronostica que la ratio de endeudamiento toque techo en el 136,4% del PIB en 2014 y desde ahí baje al 135,8% en 2015.
"La recesión en Italia tendrá efectos negativos sobre la política fiscal y sobre el conjunto del clima político tanto a nivel doméstico como europeo", apunta Moody's.
Así, la agencia recuerda que las condiciones macroeconómicas más débiles complicarán la aprobación y puesta en práctica de la agenda de reformas estructurales de Matteo Renzi.
"Italia se ha demorado con respecto a otros países de la periferia del euro en cuanto a las reformas estructurales", subraya Moody's, que reconoce la ambición de la agenda del primer ministro transalpino, pero señala la lentitud de su puesta en marcha.