Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's alerta del "significativo" impacto económico y fiscal del brote del ébola en África Occidental

La agencia de calificación crediticia Moody's ha alertado este jueves de que la epidemia del ébola en varios países de África, que se ha cobrado ya más de 1.000 vidas, podría tener un impacto "económico y fiscal" en algunas economías del parte occidental del continente.
"Además de las trágicas pérdidas de vidas, el peor brote de ébola en África Occidental de la historia amenaza con tener ramificaciones económicas y fiscales significativas para una serie de soberanos en la región", subraya Moody's en un comunicado.
En concreto, apunta que la epidemia tiene un efecto "directo" en los presupuestos públicos debido al incremento del gasto sanitario, que puede llegar a ser "significativo", y un efecto "indirecto" por una ralentización en los ingresos económicos en países donde la recaudación ya es de por sí baja.
Como ejemplo, recuerda que el Ministerio de Finanzas de Liberia ha calculado que los gastos relacionados con el ébola en el segundo trimestre ascendieron a doce millones de dólares, lo que equivale al 2% del presupuesto anual y al 0,6% del PIB, cifra que es "inevitable" que aumente en el tercer trimestre.
Asimismo, cree que las interrupciones comerciales y en el sector del transporte, que prevé duren al menos durante un mes más, tendrán un coste para países como Guinea, Liberia y Sierra Leona, donde la mayoría de las fronteras están cerradas o sólo permiten un tráfico limitado.
Por otro lado, la agencia también advierte de que si se producto un brote "significativo" en Lagos, la capital de Nigeria, las consecuencias para el sector del gas y el petróleo en África occidental serán "considerables".
Dado que Nigeria es el mayor productor de petróleo del continente y el duodécimo mayor del mundo, un brote mayor podría afectar a los trabajadores y reducir la producción de crudo, lo que rápidamente se traduciría en un deterioro fiscal y económico.