Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moritz prevé crecer un 10% este 2016 y entrar en beneficios antes de 2020

Cerveses Moritz prevé crecer entre un 10% y 11% este 2016 respecto al ejercicio pasado, cuando facturó 42 millones de euros y cosechó unos números rojos de 2,5 millones, si bien la compañía prevé entrar en beneficios antes de 2020.
Así lo han dicho este martes en rueda de prensa el director general de Cerveses Moritz, Santi Manzano, y el director de marketing de la compañía, Sergi Martínez, que han apoyado este crecimiento en la consolidación de la marca tanto en España como en mercados exteriores, que tienen un peso del 5% en la facturación y se prevé que superen el 15% en cuatro años.
Actualmente, Catalunya supone el 80% de las ventas de la cervecera, que tiene una cuota de mercado del 2,5% en alimentación y un 8% en hostelería en esta región, donde emplea a más de 300 personas.
El 20% restante de la facturación lo aportan los 25 países donde la marca está presente, y mercados españoles, como Baleares (Mallorca y Menorca), País Vasco y Castellón, en los que la compañía está ahora más abierta para crecer.
"Queremos entrar en ciudades y países con los que tengamos lazos culturales y gastronómicos. No nos movemos por una estrategia de precios", ha dicho Manzano, que ha indicado que la compañía apuesta por los mercados europeos y que los países donde más crece la marca son Reino Unido, Francia y China.
Moritz cuenta con dos distribuidoras propias en Catalunya ubicadas en Barcelona y Girona (Distribucions 972), mientras que abastece al resto de mercados a través de distribuidores independientes.
La cervecera siempre desembarca en nuevos territorios a través del canal hostelería, que supone un 75% de la cifra de negocios, frente al 25% de la alimentación, si bien se prevé compensar este porcentaje en el futuro una vez se extienda en mayor grado la cultura cervecera y se consolide la marca; en Catalunya, Moritz ha crecido un 14% en alimentación.
APUESTA GASTRONÓMICA
Moritz, que se creó en 1856 por el alsaciano Louis Moritz, se relanzó al mercado en 2003, y actualmente cuenta las referencias Aigua de Moritz, Moritz, Epidor, Moritz 1714 y la artesana Red Ipa; la producción de la compañía, de 13 millones de litros anuales, se prevé mantener en Zaragoza para asegurar su viabilidad.
La compañía apuesta fuertemente por la gastronomía en la Fàbrica Moritz de Barcelona, abierta en 2011 y donde el año pasado se inauguró el restaurante Luis 1856 y en el primer semestre de este año Jordi Vilà abrirá en el primer piso de este espacio su restaurante Alkimia.
"La Fábrica Moritz se está convirtiendo en un punto caliente de la ciudad para los barceloneses y también para turistas", ha dicho Martínez, que ha recordado que la compañía también gestiona el local Velódromo de la capital catalana y tiene la concesión de El 300 del Born.
CULTURA CATALANA
Hasta el momento, Moritz ha sido una marca vinculada a la lengua catalana y también al proceso soberanista, si bien, tanto Manzano como Martínez han puntualizado que el objetivo ahora es representar a toda la ciudadanía catalana más allá de lo que vote.
"Continuaremos siendo fieles a la cultura y a la lengua catalana, dejando la política al margen", ha aseverado Manzano, que ha añadido que las empresas no votan, sino las personas.