Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Navantia y Windar completan en A Coruña la primera de las virolas para un parque eólico marino de Escocia

La pieza metálica, de más de 14 metros de diámetro y unas 70 toneladas de peso, ha sido también volteada con éxito
La alianza entre Navantia y la empresa asturiana Windar Renovables, perteneciente al grupo Daniel Alonso, ha completado la primera de las diez virolas de las que constará cada estructurara flotante destinada al proyecto Hywind, el que será el primer parque flotante del mundo instalado en las proximidades de la costa de Escocia.
En concreto, este proyecto, realizado para la compañía noruega Statoil, estará sobre una estructura del tipo SPAR, sobre la que se instalarán aerogeneradores de seis Megawatios (MW) de potencia.
Esta primera virola, de unas 70 toneladas de peso, y con un diámetro de 14,4 metros, ha sido armada y soldada previamente en horizontal, sobre el suelo, para facilitar estos trabajos, y a lo largo de esta semana ha sido "volteada", con su puesta "en pie".
La maniobra, ha sido posible gracias a una nueva grúa pórtico, de 80 toneladas, adquirida recientemente para el taller de bloques planos como parte del programa de inversiones para este proyecto, y además supone el regreso a la actividad de este taller situado en el astillero de Perlío.
Ahora, según ha asegurado Navantia en un comunicado, "continuará su proceso de fabricación, ya en la línea de viradores y cocodrilo de ensamblaje", estando previsto el soldar sobre esta primera virola otras nueve, para poder de esta forma completar la primera estructura flotante, a la que le seguirán otras cuatro, ya que este proyecto contempla la fabricación de un total de cinco unidades.
OCUPACIÓN Y NUEVOS ENCARGOS
La empresa pública ha destacado que este encargo supone más de 450.000 horas de trabajo y requirió de la adaptación de las instalaciones de Fene y la adquisición de maquinaria específica, así como la puesta en servicio de la grada número uno del astillero de la antigua Astano.
Desde allí, serán puestas a flote cada una de las cinco estructuras flotantes, mediante la maniobra de botadura, como si de un buque se tratara, aunque en realidad se tratará de un gran cilindro, de 90 metro de largo y más de 14 de diámetro, y un peso aproximado de 3.500 toneladas.
Según las previsiones que maneja la empresa presidida por José Manuel Revuelta, a este primer conjunto de estructuras le podrían seguir el encargo de un número mayor, entre 40 y 60, a contratar durante el año 2017, estando prevista la entrada en funcionamiento de este parque marino en torno al año 2020.