Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nissan Europa avisa de que la planta de Barcelona debe mejorar en costes laborales

Un vicepresidente europeo cree que la situación política española es confusa y debería resolverse lo antes posible
El vicepresidente de Producción de Nissan Europa, Colin Lawther, ha asegurado que la planta de la Zona Franca de Barcelona es una de las factorías del grupo con más calidad, pero ha alertado de que aún tiene deberes que hacer desde el punto de vista de los costes laborales si quiere mantener su competitividad.
En una entrevista de Europa Press, Lawther ha asegurado que la situación actual en la planta catalana es buena y la relación con los sindicatos también, pero ha señalado que "la advertencia para el futuro es que hay que ganar competitividad para mantener la posición".
"El mensaje para la planta de Zona Franca es que aún no es suficientemente competitiva desde el punto de vista de las condiciones laborales", ha afirmado, y ha añadido que, en comparación con otras factorías automovilísticas españolas, la fábrica catalana de Nissan aún necesita mejorar la productividad y seguir trabajando para aumentar la flexibilidad.
De cara a este año, Nissan prevé un incremento "significativo" de la producción en Barcelona, sobre todo gracias a la nueva 'pick up' Navara, que se empezó a fabricar a finales de octubre y se estima que cierre el año fiscal --hasta marzo de 2016-- con 10.000 unidades, una cifra que Lawther prevé que se multiplique por tres o por cuatro este año, aunque dependerá de la demanda.
La planta catalana empezó fabricando la versión de la Navara para Europa y este mes de marzo ha creado un segundo turno con el objetivo de "doblar" la producción con la versión para otros mercados como Oriente Medio; posteriormente --aún no se ha anunciado cuándo será-- se fabricará la versión para Renault y finalmente para Daimler.
Lawther ha recordado que el objetivo de Nissan es acercarse a las 200.000 unidades anuales en la Zona Franca, lo que supondría un 85% de la capacidad total de la planta, pero ha afirmado que no se puede concretar cuándo, porque dependerá de la evolución de los mercados.
MENOS PRODUCCIÓN PARA EL PULSAR
En cuanto al turismo, el Nissan Pulsar, Lawther ha admitido que la compañía ha tenido que reducir sus objetivos de producción, ya que se lanzó con unas previsiones de fabricar 80.000 unidades anuales, que se han reducido a la mitad debido a que también han caído las ventas en el segmento de este modelo.
"Cuando planeamos este modelo, el segmento C era muy grande, pero ahora los consumidores se están desplazando hacia los 'crossover'", ha explicado Lawther, que ha indicado que, pese a que se están produciendo menos unidades de las previstas, el porcentaje de cuota de mercado está en la línea de las expectativas que tenían, debido a la reducción del mercado.
ÁVILA Y CANTABRIA
Sobre la planta de Ávila, Lawther ha asegurado que la situación actual es "mucho mejor que hace un año", ya que ahora la plantilla trabaja al 100% porque se ha incrementado el número de unidades diarias, de 68 camiones a 74, lo que representa, a su juicio, una señal de que el sector de la construcción está creciendo en España.
En cuanto a la fábrica de Cantabria, que produce piezas para las fábricas de Nissan en Europa, Lawther ha asegurado que es una factoría "clave" para la compañía y su alianza con Renault, ya que suministra componentes para los modelos con más crecimiento de las dos automovilísticas, como son el Renault Kadjar y Captur y los Nissan Juke y Qashqai.
Ha indicado que la fábrica trabaja a plena capacidad y ha señalado que si los volúmenes de venta de estos modelos siguen creciendo se podría aumentar la producción en Cantabria "si puede mantener la competitividad".
CONTEXTO POLÍTICO
En cuanto a la situación política en España, el vicepresidente de la automovilística ha asegurado que siempre han tenido muy buena relación tanto con el Gobierno central como con la Generalitat, y ha admitido que el momento actual es "bastante confuso y es difícil saber con quién hay que hablar".
"Evidentemente es una cuestión que deben resolver los españoles, y no está causando grandes problemas, pero sí que está ralentizando nuestra capacidad de hablar con el Gobierno sobre nuestras estrategias de futuro", ha argumentado.
"Tan pronto como sea posible nos gustaría ver una resolución, saber con quién debemos hablar. Sería muy importante", ha zanjado.