Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nissan anuncia un ERE de 1.680 trabajadores en su plantas de Barcelona

El fabricante de automóviles Nissan ha anunciado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 1.680 trabajadores de sus plantas barcelonesas de Zona Franca y Montcada hasta septiembre de 2009.
El consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Fumiaki Matsumoto, ha asegurado que el futuro pasa por esta "redimensión permanente" que asegure su competitividad ante los "ajustes" del mercado.
Matsumoto ha explicado que el "mayor impacto" de esta reducción, cercana al 40% de la plantilla, se producirá durante 2008, y ha añadido que la decisión, que se enmarca en un Plan de Transformación para Barcelona hasta 2010, preparará la planta para que pueda optar a la fabricación de nuevos modelos a partir de entonces.
La "grave" situación que vive Nissan en Cataluña obligará a pasar de tres turnos productivos a dos en las líneas de los modelos de furgoneta Primastar, Trafic y Vivaro a partir del próximo lunes, y el objetivo de la dirección pasa por reducir la producción a partir de noviembre para adaptar la actividad a la nueva demanda del mercado. 
EB
Así, se pasará de 420 unidades diarias a 230 en las líneas de la furgoneta y de 390 a 216 vehículos diarios en las líneas de los todoterrenos (Pathfinder y Navara). Esta reducción es para hacer frente, según Matsumoto, a un "cambio" en la mentalidad de los consumidores, que prefieren modelos más compactos, eficientes y "más respetuosos" con el medio ambiente.
 
Las previsiones de producción de Nissan en Barcelona para 2008 se sitúan en 130.000 unidades y 110.000 en 2009. Estos volúmenes son sensiblemente inferiores a las 193.000 unidades fabricadas el pasado año. 
 
El responsable de la compañía en España sostuvo que esta medida "drástica" forma parte de la estrategia "a medio plazo" de la compañía y no se justifica en pérdidas que haya experimentado la planta. "Es una decisión difícil pero necesaria para asegurar la sostenibilidad de Barcelona en el futuro", ha añadido.
 
Las instalaciones del fabricante japonés en Barcelona cuentan con una plantilla de 4.479 empleados, que hoy mismo conocieron la noticia a través de los responsables del comité de empresa.