Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueva subida de la confianza de los consumidores, que ven mejor la economía

La confianza de los consumidores, uno de los indicadores que más se resintió desde el inicio de la crisis, acumula desde marzo seis aumentos mensuales consecutivos gracias a la mejor percepción que los ciudadanos están teniendo tanto de la situación económica actual como de las expectativas de futuro.
Así, el Indicador de Confianza de los Consumidores (ICC) publicado hoy por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) se incrementó en 3,4 puntos hasta los 79,5 puntos.
La percepción de la situación actual se situó en los niveles más altos desde marzo de 2008, mientras que el indicador que mide las expectativas volvió a estar por encima de los cien puntos lo que significa que hay más optimistas que pesimistas en lo que se refiere al futuro.
El ICO considera que la subida de la confianza de los consumidores precede a la mejora de la situación económica.
Así, señala en la explicación de la estadística que los últimos datos de contabilidad nacional, que muestran una menor caída de la economía, confirman las "incipientes señales de mejoría" que el índice de confianza anticipó, y añade que el aumento de este indicador sigue apuntando a que se moderará el descenso del consumo privado y del PIB en la segunda parte del año.
El ICC se elabora como media de dos indicadores: el de situación actual y el de expectativas.
Los ciudadanos son mucho más optimistas sobre el futuro que a la hora de analizar el presente, como lo muestra la elevada diferencia entre el indicador de situación actual (52,4 puntos) y el de expectativas (106,7 puntos).
La mejora de la percepción sobre la situación actual se debió a que los consumidores son más optimistas en todos los aspectos que miden este indicador parcial: la situación económica en general, el mercado laboral y la economía doméstica.
En cuanto a las expectativas de futuro, se sitúan por segundo mes consecutivo por encima de los 100 puntos, lo que demuestra que ya son más los que confían en la mejora económica.
El optimismo, tanto en el presente como en el futuro, varía según edades -los más jóvenes son los más confiados- y poblaciones, porque las grandes ciudades cuentan con un mayor porcentaje de optimistas.
Por otra parte, en agosto han aumentado las perspectivas que los consumidores tiene sobre sus posibilidades de ahorro y de comprar bienes de consumo duradero.
Además, tienen menores expectativas de subida de precios y de tipos de interés que en julio.
El ICO elabora el Indicador de Confianza a partir de una encuesta a 1.000 ciudadanos, a los que se les pide valorar como "mejor" o "peor" la situación de su economía familiar, la economía española y el empleo respecto a la que existía seis meses antes, así como sus expectativas para los próximos seis meses sobre estas tres mismas cuestiones.
El indicador se calcula como media aritmética de los balances de situación actual y expectativas, cuyos valores oscilarán entre 0 y 200 puntos.
Esto supone que si el indicador está por encima de 100 puntos la percepción es favorable y optimista, y por debajo de 100 es negativa o pesimista.