Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE insta a impulsar la inversión pública colectiva ante los límites de la política monetaria

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera "urgente" una respuesta colectiva que permita impulsar la demanda, incluyendo un aumento de la inversión pública, la implementación de reforma estructurales y un menor ritmo de consolidación fiscal donde sea posible, ante las limitaciones de la política monetaria, que resulta insuficiente para impulsar el crecimiento.
La institución internacional, que ha recortado tres décimas su previsión de crecimiento mundial para 2016 y 2017, hasta el 3% y el 3,3% respectivamente, subraya que "la receta varía en función de cada país", particularmente en el caso de las reformas estructurales.
En la actualización de sus previsiones globales, la OCDE advierte de que las políticas macroeconómicas globales, incluyendo políticas monetarias, fiscales y estructurales, deberán prestar un mayor apoyo a la demanda y la reasignación de recursos.
"La experiencia sugiere que depender exclusivamente de la política monetaria ha resultado insuficiente para alcanzar un crecimiento satisfactorio, por lo que se necesita un mayor uso de palancas fiscales y estructurales", señala la organización.
En este sentido, la OCDE recomienda a los bancos centrales de las economías avanzadas que mantengan el alto nivel de acomodamiento de sus políticas monetarias hasta que la inflación muestre signos claros de avance hacia los objetivos de estabilidad de precios.
A diferencia de las políticas monetarias, la institución señala que las políticas fiscales son "contractivas" en buena parte de las economías, señalando que, a pesar del relativo relajamiento de la consolidación fiscal en los países avanzados, la posición de las políticas fiscales es prácticamente neutral en EEUU y la zona euro, mientras Japón está endureciendo su postura en un esfuerzo de estabilizar sus cuentas públicas.
"Se necesita una respuesta colectiva más fuerte en política fiscal para apoyar el crecimiento y proporcionar un entorno favorable a las políticas estructurales de mejora de la productividad", señala la OCDE en referencia a los gobiernos que cuentan con la capacidad de endeudarse a tipos de interés muy bajos por un periodo largo de tiempo, lo que "incrementa su espacio fiscal".
"Muchos países cuentan con margen para una expansión fiscal que impulse la demanda", subraya la institución, que apuesta por un compromiso para elevar colectivamente la inversión pública, permitiendo mantener una senda sostenible en materia fiscal.
El gasto en inversión tiene un elevado multiplicador, señala la OCDE, que apunta que la inversión en infraestructuras de calidad contribuye a impulsar el crecimiento futuro y señala que los efectos positivos se verán reforzados si se adoptan también reformas estructurales que faciliten al sector privado aprovechase de estas inversiones.
De este modo, la OCDE defiende que la inversión pública colectiva en combinación con reformas estructurales permitiría un crecimiento más fuerte del PIB y, por lo tanto, a una reducción mayor de la ratio de deuda sobre PIB en el corto plazo.
A este respecto, la institución calcula que en el primer año de implementación de un estímulo de medio punto porcentual del PIB de los países de la OCDE impulsaría en seis décimas el PIB de EEUU y en algo menos el de la eurozona, mientras que el impulso para la economía mundial sería de cuatro décimas.
Además, según la OCDE este estímulo permitiría reducir la ratio de deuda en el primer año en más de seis décimas en el caso de EEUU y de cuatro décimas en el de la eurozona.