Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OCDE pide mantener los tipos de interés en los niveles actuales aunque se alcance el 2% de inflación

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha defendido este viernes la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) al señalar que debería mantener los tipos de interés en los niveles actuales durante dos años aunque la inflación alcance el objetivo del 2%.
La institución con sede en París defiende que, según sus previsiones, la inflación se mantendrá por debajo del objetivo del 2% hasta finales de 2017, y señala que, en este contexto, al BCE "debe" mantener una política monetaria acomodaticia.
"Aunque la inflación alcance el objetivo del 2% en los dos próximos años, no endurecer la política monetaria podría provocar que la esta fuese más efectiva para influir en las expectativas, algo crucial cuando los tipos de interés están en niveles negativos", reza el informe sobre la situación económica de la zona euro publicado por la OCDE este viernes.
Además, la OCDE ha instado a Mario Draghi a actuar, en forma de estímulos monetarios, si la inflación permanece por debajo del nivel del 2% más tiempo del esperado.
"El BCE debería bajar más los tipos, especialmente la tasa de interés de depósito, ya que es la medida más importante en un entorno de exceso de liquidez", asevera la institución.
En este sentido, considera que medidas de este calibre son necesarias a pesar de que pongan en riesgo la rentabilidad del sector bancario, que en este caso es un asunto de "segundo orden" comparado con el apuntalamiento de la recuperación.
Entre los estímulos monetarios de la zona euro, la institución considera que expandir el uso de las subastas de liquidez (TLTRO) es una herramienta clave para transmitir la política monetaria a la provisión de crédito.
QUEDA MUCHO POR HACER
En los informes sobre el Viejo Continente publicados este viernes, la OCDE señala que la economía europea todavía necesita reformas para resolver los reductos de las crisis financiera que está afectando al el ritmo de expansión de la economía.
Entre estos desafíos, la institución destaca que aunque el crecimiento se ha fortalecido, el desempleo permanece alto en numerosos países, la inversión está por debajo de los niveles anteriores a la crisis en la mayoría de ellos y destaca que el crecimiento del crédito avanza con lentitud.
En este escenario las previsiones de la OCDE estiman un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea (UE) del 1,8% en 2016 y del 1,9% en 2017, y del 1,6% este año y un 1,7% en 2017 para la zona euro.
"Europa ha pasado la peor parte de la crisis, pero aún quedan muchas cosas por hacer para fomentar una robusta recuperación que beneficie a todos los europeos", comentó al respecto el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.
Así, cree que la inversión pública es un área clave para el futuro de la UE y considera que establecer unas redes de transporte y energía transeuropeas debería ser una prioridad, especialmente tras los "profundos recortes" en la inversión pública como consecuencia de la crisis financiera global.
Entre sus recomendaciones, la OCDE también aconseja reducir el nivel de créditos improductivos del sector bancario, fomentar la "débil" inversión, ya que lastra la "productividad" y favorecer la creación de empleo.