Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama asegura que la reforma financiera impedirá futuras crisis económicas

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo hoy que la reforma financiera que discute el Congreso pondrá fin a los excesos de las grandes instituciones y ayudará a evitar futuras crisis económicas.
En su habitual discurso de los sábados, Obama añadió que su proyecto de reforma beneficiará a todos los estadounidenses, pero sobre todo a las pequeñas empresas que resultaron particularmente perjudicadas por la crisis.
Al explicar los principios de la reforma, el mandatario manifestó que su responsabilidad no es sólo asegurar que el país se recupere de la recesión "sino también garantizar que nunca más vuelva a ocurrir una crisis económica como ésta que impulsó la recesión".
El gobernante indicó que el avance del proyecto ha sido vacilante en las últimas semanas y se han sucedido las discusiones sobre aspectos técnicos del proyecto "y mucha retórica a veces engañosa por parte de aquellos que se oponen".
Según Obama, los cuestionamientos técnicos y esa retórica han complicado el significado de la reforma para el estadounidense de a pie víctima de los abusos de las empresas financieras o de las emisoras de tarjetas de crédito.
En su discurso dirigido a ese estadounidense, Obama aseguró que la reforma "representa las mayores protecciones para el consumidor financiero en la historia".
Esa reforma, agregó, "ayudará a poner fin a las prácticas depredadoras y neutralizará a los prestamistas inescrupulosos para ayudar a asegurar el futuro financiero de su familia".
Por otra parte, también ayudará a los pequeños bancos comunitarios que están en desventaja como resultado de las prácticas inescrupulosas de sus grandes competidores.
"La reforma ofrecerá igualdad de condiciones al garantizar que todas las instituciones financieras, no sólo los bancos comunitarios, estén sujetos a una supervisión estricta", indicó.
Obama, que ha pedido el apoyo de republicanos y demócratas para la reforma, insistió en la importancia del proyecto.
Con esta reforma, afirmó, el sistema financiero será más transparente al revelar los detalles de "los negociados complejos y entre bambalinas" que impulsaron la crisis.
Añadió que una vez promulgado el proyecto se impedirá que los bancos asuman riesgos que pueden llevarlos al colapso amenazando con su caída a toda la economía.
En un discurso simultáneo, el congresista republicano Chris Lee acusó al Gobierno de Obama de no tomar medidas para reducir el endeudamiento del país y advirtió de que en pocos años el nivel de deuda podría ser igual al de Grecia.
Lee señaló que desde que Obama asumió la jefatura del Estado en enero del año pasado la deuda nacional ha aumentado en más de dos billones de dólares, hasta colocarse en 12,9 billones.
"En solo dos años más, según los cálculos del propio presidente, nuestra deuda nacional superará el tamaño de toda nuestra economía. Y a menos que cambiemos el curso, nuestra deuda llegará a los niveles que ahora está experimentando Grecia", señaló.
En estos momentos "estamos viendo en Europa lo que ocurre cuando se pierde el control de la deuda, cómo resquebraja la confianza de los consumidores, los industriales y las pequeños empresas y cómo crea un obstáculo insuperable para la recuperación económica", concluyó el legislador.