Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama vislumbra los primeros "rayos de esperanza" en la economía estadounidense

El presidente de EE.UU., Barack Obama (i), se reunió hoy en la Casa Blanca con sus máximos asesores económicos. EFEtelecinco.es
El presidente de EE.UU., Barack Obama, dio hoy una de cal y otra de arena al asegurar que atisba los primeros "rayos de esperanza" en la economía del país y alertar al mismo tiempo de que todavía se percibe "una gran tensión".
"Lo que empezamos a ver son rayos de esperanza", dijo Obama, para precisar a continuación que la primera economía mundial, y epicentro de la actual crisis global, sigue sometida a una "gran tensión".
Sus declaraciones se produjeron al término de la reunión que sostuvo con la plana mayor de su equipo económico y un día después de que uno de sus principales asesores en la materia, Lawrence Summers, dijera que hay numerosas señales anecdóticas de que la crisis pierde intensidad.
El inquilino de la Casa Blanca mencionó como positivo el que el crédito haya vuelto a fluir hacia las pequeñas empresas y el aumento en los niveles de refinanciación de viviendas.
Recordó, además, que los contribuyentes estadounidenses empezarán a recibir este mes los cheques fruto de los recortes fiscales aprobados por su Gobierno, lo que permitirá que haya más dinero circulando en la economía.
Aun así reconoció que queda "mucho trabajo por hacer" y subrayó que el país sigue destruyendo puestos de trabajo.
Los últimos datos oficiales, correspondientes al mes de marzo, sitúan la tasa de desempleo en el 8,5 por ciento, una cifra que según los expertos podría trepar hasta el 10 por ciento para finales de este año.
"La gente se encuentra en una situación difícil", afirmó Obama, quien anunció, sin ofrecer detalles concretos, que su administración adoptará medidas adicionales para capear la crisis en las semanas venideras.
Sus breves declaraciones al final de la reunión con sus asesores concluyó en un tono positivo.
"Empezamos a ver un progreso", destacó, para añadir que está "absolutamente convencido" de que si al país no le tiembla el pulso ante las dificultades presentes, su administración volverá a colocar a la economía en la senda correcta.
Obama se reunió hoy con el secretario del Tesoro, Timothy Geithner; el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke; la responsable de la Comisión Federal de Seguros de Depósitos, Sheila Bair, y la presidenta de la Comisión de Valores, Mary Schapiro.
También acudieron al encuentro Larry Summers y Christina Romer, dos de los principales asesores de Obama en la Casa Blanca.
El presidente y su equipo analizaron los últimos esfuerzos gubernamentales para estimular la economía y estabilizar el sector financiero, así como la situación del sector inmobiliario y el programa para sanear el balance de los bancos de activos tóxicos.
Entre los indicios alentadores de los últimos días figura la proyección de beneficios del banco estadounidense Wells Fargo, que espera ganar en torno a los 3.000 millones de dólares en el primer trimestre, según anunció el jueves.
A eso se suma la caída semanal de las peticiones de subsidio por desempleo y los pronósticos de ventas robustas en abril en las cadenas minoristas del país.
Además un grupo de más de 50 economistas consultados por el Wall Street Journal adelantan que la recesión en Estados Unidos acabará en septiembre de este año, según publica hoy el diario.
Los participantes en el sondeo del periódico Journal pronostican que el crecimiento se contraerá un 5 por ciento en el primer trimestre de este año y un 1,8 por ciento en el segundo y recuperará la senda del crecimiento en el tercer trimestre cuando se espera un repunte del 0,4 por ciento.
Los expertos pronostican que Estados Unidos repuntará un 1,6 por ciento en la recta final del año, aunque dicen que habrá que esperar hasta el segundo semestre del 2010 para que la economía logre el impulso necesario para reducir las tasas de desempleo.
Obama regresó el miércoles de su primera gira por el extranjero, un viaje de ocho días en el que se reunió con los líderes de las principales economías mundiales y en el que protagonizó una visita sorpresa y relámpago a Irak.