Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Orange eleva a 45 días con 20 mensualidades la indemnización del ERE totalmente voluntario

UGT mantiene que 550 bajas es una cifra "excesiva" y reclama una garantía de empleo para quienes no se acojan
Orange ha presentado una nueva propuesta a los sindicatos reunidos en la mesa de negociación del expediente de regulación de empleo (ERE), que prevé hasta 550 bajas con carácter exclusivamente voluntario, en la que eleva la indemnización en todos los casos a 45 días con un tope de 20 mensualidades tomando como regulador el sueldo fijo más variable percibido en 2015.
La propuesta realizada este martes mejora así la presentada el pasado 10 de febrero, que recogía una indemnización de 45 días por año para el periodo trabajado hasta la reforma laboral de febrero de 2012 y de 33 días para el transcurrido desde entonces, con un tope de 15 mensualidades.
La nueva oferta reitera por tanto que el proceso será 100% voluntario y eleva a 45 días la indemnización por todo el periodo trabajado, sin distinguir entre antes y después de la reforma laboral, y en cinco el tope de mensualidades.
Según informa UGT, la nueva propuesta detalla además que el plazo para adscripción al ERE de forma voluntaria será de siete días a partir de que se acabe el periodo de consultas y se llegue a un acuerdo, un plazo que la formación sindical considera "corto" y cree que podría dificultar la adscripción.
Respecto al plan de prejubilaciones, la empresa contempla un convenio con la Seguridad Social para quienes cumplan en 2016 entre 58 y 63 años y otro para el resto hasta los 65 años, en ambos casos con un 68% del salario regulador.
A este respecto, el sindicato apunta que no está claro si en las prejubilaciones la empresa complementaría la cotización a quienes en caso de "no concurrencia" trabajen por cuenta ajena.
Asimismo, la formación destaca que la empresa ha respondido positivamente a la petición de los sindicatos de eliminar vetos y a crear una comisión de seguimiento que analice si hay puestos claves cuya salida se debe retrasar.
En este punto, UGT recalca la importancia de que la fecha diferida de salida de este trabajador, cuya marcha se considera que afecta al funcionamiento clave de la compañía, sea fijada por escrito.
Sobre este aspecto, el consejero delegado de Orange España, Jean Marc Vignolles, aseguró este martes que la compañía no se plantea que no se alcance el objetivo de que las hasta 550 salidas fijadas sean totalmente voluntarias ni tampoco vetar ninguna, salvo excepciones de carácter muy específico.
MANTIENE LAS 550 SALIDAS.
Sin embargo, la empresa mantiene que el número máximo de trabajadores afectados por el ERE sea de 550, un nivel de afectación que la formación sindical considera "excesivo" y sobre cuya reducción insta a la empresa trabajar.
Sobre este punto, UGT remarca que la única manera de que alcanzar esta cifra sea "viable" es que ofrezcan unas condiciones tan buenas que hagan atractivo acogerse al ERE.
Por su parte, Unión de Trabajadores de Jazztel apunta que, dado que el proceso es 100% voluntario, la empresa confirma que será necesario realizar un análisis una vez finalizados los plazos del proceso para colocar a todos los empleados.
Otro de los aspectos que critica UGT de la nueva propuesta es que no recoge "elementos fundamentales" para garantizar el empleo de quienes opten por seguir en la empresa y evitar despidos forzosos una vez concluya el ERE voluntario.
En este sentido, reclama a la empresa una garantía de mantenimiento del empleo por un periodo de tiempo determinado tras el ERE y confía en que finalmente se llegue a un acuerdo en este aspecto, ya que "sería una pena tirar todo por la borda" si se logra un acuerdo general y no se incluye una garantía de empleo.
Asimismo, se mostró contrario también a que se mantengan algunas exclusiones de adscripción a la voluntariedad del ERE, como son el caso de aquellas personas que se encuentra en excedencias por ocupar cargos públicos o por cuidado de hijos.
Los representantes de la empresa y los trabajadores volverán a reunirse este jueves 18 de febrero para "poder empezar a valorar si es posible acercar posturas en aras de alcanzar un acuerdo", afirma UGT.
En esta línea, la Unión de Trabajadores de Jazztel remarca que, dado que no se han finalizado las negociaciones, está propuesta no se puede considera definitiva y se compromete a seguir dialogando para conseguir las mejores condiciones.