Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y PSOE coinciden en que luchar contra el fraude fiscal es una "cuestión de Estado" pero no en cómo hacerlo

Los socialistas podrían llegar a un texto consensuado con IU-ICV-CHA, que lograría el respaldo de casi toda la oposición
Todos los grupos parlamentarios del Congreso reconocen la importancia de luchar contra el fraude fiscal para conseguir una mayor progresividad y eficiencia en el sistema tributario, y han subrayado además la necesidad de que ésta sea una "cuestión de Estado", si bien no parece probable que los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, vayan a conseguir ponerse de acuerdo ni sobre qué ha hecho el Gobierno hasta ahora ni sobre cómo seguir avanzando.
El Pleno de la Cámara ha debatido este jueves una proposición no de ley presentada por el PSOE con una veintena de medidas para luchar contra el fraude y la evasión con el objetivo de recaudar unos 30.000 millones de euros adicionales en los próximos años. Una iniciativa a la que tanto la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) como el PP han presentado enmiendas.
Sin embargo, mientras la coalición de izquierdas se ha centrado en concreciones sobre el texto socialista y alguna propuesta adicional, el partido que da sustento al Ejecutivo ha apostado por reconocer el trabajo de los profesionales de la Agencia Tributaria (AEAT) y por instar al Gobierno a seguir profundizando en las líneas de actuación que ha ido implementando a lo largo de la legislatura.
Así, a pesar de estar de acuerdo en el fondo de la cuestión, no parece que PSOE y PP vayan a ponerse de acuerdo en un texto común, por lo que previsiblemente el Pleno del Congreso votará esta tarde una propuesta acordada entre los socialistas y la Izquierda Plural que, por tanto, no obtendrá el respaldo de los 'populares'.
"HAN QUEBRADO LA CONFIANZA CIUDADANA"
Y es que el portavoz socialista de Hacienda, Pedro Saura, ha criticado que el Gobierno 'popular' se haya dedicado a reducir los medios humanos y materiales de la Agencia Tributaria, lo que ha provocado una caída de la recaudación por la lucha contra el fraude, a la par que ha acabado con la conciencia fiscal de los ciudadanos con decisiones como su 'amnistía fiscal', aplicada a la vez que se producía "la mayor subida de impuestos de la Democracia".
"Desde la llegada de Cristóbal Montoro al Ministerio de Hacienda empieza a haber escándalos en la Agencia Tributaria, defraudar no tiene costes, se hacen leyes para los amigos y el partido del Gobierno, se toman decisiones no profesionales, se persigue a los trabajadores que quieren hacer bien su trabajo y se hace ese viaje a las tinieblas de la amnistía fiscal, que ha supuesto un expolio de unos 6.000 millones al Estado", ha resumido.
Además, ha recordado la presunta financiación en 'b' del PP, el pago en negro de las obras de la sede de la calle Génova que el juez Pablo Ruz ve acreditado o los movimientos de dinero del extesorero Luis Bárcenas a Suiza llevan a la conclusión, dice Saura, de que "la política de lucha contra el fraude del PP no ha sido una política de Estado, sino descaradamente de partido". "Eso ha quebrado la confianza de los ciudadanos hacia las instituciones", ha lamentado.
"¿Y por qué el PP no tiene entre sus prioridades la lucha contra el fraude? Porque quienes pierden son los grandes patrimonios, y porque no conviene a los amigos del PP ni tampoco al propio partido", ha resumido el diputado murciano, proponiendo por contra medidas como incrementar en 5.000 efectivos la plantilla de la AEAT o publicar los nombres de los defraudadores, comenzando por los que se acogieron a la 'amnistía fiscal'.
"QUE NO SEA UN VIAJE DE IDA Y VUELTA"
El portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), José Luis Centella, ha subrayado que ésta es "una cuestión fundamental para el desarrollo de una economía social que permita una salida real y justa de la crisis" superando la austeridad y el recorte de gasto, y abordando la insuficiencia de los ingresos fiscales. "Hay margen para recaudar más y hacerlo justamente. No se trata de subir los impuestos sino de hacerlos más justos", ha precisado el diputado andaluz.
"Por eso estamos de acuerdo con la propuesta, aunque nosotros defendíamos lo mismo cuando gobernaba el PSOE y llevaba a cabo reformas fiscales claramente regresivas", ha apostillado, deseando que "éste no sea un viaje de ida y vuelta ni una cuestión coyuntural" que los socialistas olviden cuando lleguen otros tiempos.
El portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, ha recordado que "con sólo reducir el fraude fiscal a la mitad y situarlo en niveles de los socios europeos cambiaría radicalmente la suficiencia y la equidad del sistema", que cada año pierde entre 70.000 y 80.000 millones de recaudación por este problema. Así, la lucha contra el fraude y la elusión debe ser "una pieza central de la reforma fiscal", y la formación magenta tiene sus propias propuestas sobre por dónde ir, para superar además la política "radicalmente equivocada" del Gobierno en este tema.
HACE FALTA UN AMPLIO CONSENSO
Toni Picó, de CiU, ha lamentado que España no cuente ni siquiera con indicadores objetivos para medir el fraude y la economía sumergida y conocer su evolución, paso ineludible para poder luchar contra este fenómeno, y también ha criticado que en el informe del comité de expertos sobre la reforma fiscal "no se haya profundizado en el principal problema del sistema fiscal". Por ello, y pese a discrepar de algunas de las medidas propuestas por el PSOE, los nacionalistas catalanes están dispuestos a apoyarlas para "alcanzar un consenso" sobre este tema.
El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, cree que éste es un debate "realmente importante y necesario", señalando a renglón seguido que hace falta que todas las ideas que se plantean para luchar contra el fraude "se lleven a la legislación para que sean efectivas" sin "más demoras". "No pagar los impuestos es robar al conjunto de los ciudadanos, por lo que sería muy importante tener un amplio acuerdo, pero no para quedar bien sino para que quede claro que hay una voluntad firme de atajar el fraude fiscal", ha insistido.
Joan Baldoví (Compromís-Equo) cree que "pedirle al PP que incremente los medios contra el fraude es como pedirle que se investigue a sí mismo", dadas las "evidencias" de que tiene una contabilidad b y que ha pagado con "dinero negro" por ejemplo al arquitecto que reformó su sede en Madrid.
"NO LO CONVIERTAN EN UNA LUCHA PARTIDISTA"
La portavoz de Hacienda del PP, Ana Madrazo, ha tildado de "auténtica barbaridad" los ataques de Saura a los 'populares' y le ha reprochado al diputado murciano que haya decidido "hacer de la lucha contra el fraude una materia de confrontación en vez de una materia de encuentro", sobre todo después de subrayar que debe ser una "cuestión de Estado".
A renglón seguido, ha explicado que pese a su acuerdo con los socialistas para dar "guerra sin cuartel" a los defraudadores, el partido que sustenta al Gobierno no puede respaldar las propuestas planteadas en la iniciativa, ya que muchas "ya son una realidad y están produciendo efectos y resultados".
"No hagan del fraude fiscal una materia para la lucha partidista, no creo que ése sea el camino. La demagogia fiscal no conduce a ningún resultado. Esto es una tarea de todos, y si conseguimos entre todos acabar con el fraude perderán unos pocos y ganaremos todos", ha insistido la diputada cántabra, que ha ofrecido una enmienda a los socialistas para "reconocer el esfuerzo de los grandes profesionales" de la Agencia Tributaria y profundizar en las líneas de actuación que ha puesto en marcha el Gobierno.