Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE respalda a los trabajadores de la Fábrica de Moneda y acusa al Gobierno de querer privatizarla

El Grupo Socialista en el Congreso respalda a los trabajadores de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) en su reivindicación de mantener la producción e impresión de billetes de euros, y acusa al Gobierno de querer privatizar la Casa de la Moneda y la fábrica de papel de Burgos.
Así lo ha señalado el portavoz de Empleo del PSOE en la Cámara, Rafael Simancas, antes de reunirse con representantes de los sindicatos UGT, CC.OO. y Sindicato Autónomo de la Casa de la Moneda, un encuentro al que también han asistido el secretario general del Grupo, Miguel Ángel Heredia, el portavoz de Hacienda, Pedro Saura, y el portavoz adjunto de Economía, Antonio Hurtado.
En declaraciones a los medios, Simancas ha asegurado que el principal partido de la oposición respaldará a los sindicatos y apoyará la continuidad de la Casa de la Moneda, una institución "histórica" cuya sustitución por una nueva sociedad no responde a "ninguna razón aceptable".
"La Casa de la Moneda funciona muy bien, produce beneficios y mantiene empleo de calidad en Madrid y Burgos. Y sólo hay dos razones que se nos pasan por la cabeza (para explicar la disposición incluida en los Presupuestos de 2015 para cambiar el estatus de esta institución) pero que no podemos aceptar: las luchas de poder entre el Banco de España y los ministerios de Economía y Hacienda, o un intento de externalizar, como se dice ahora, o de privatizar, como se ha dicho toda la vida, la producción de billetes", ha añadido el diputado madrileño.
PÉRDIDA DE COMPETITIVIDAD
Sean cuales sean las razones del Banco de España para defender que, en aplicación de una directiva del Banco Central Europeo (BCE) que aún está en fase de borrador, es necesario externalizar la fabricación de los billetes de euros, los socialistas temen que la consecuencia sea "el despido de trabajadores".
Pero, además, consideran que esta medida "encarecerá" al fabricación de papel moneda, que actualmente "se produce de una manera muy razonable", y que la propia Fábrica "pierda competitividad" en la producción del resto de artículos (pasaportes, timbre, papel moneda para otros países, etc.).
"No estamos de acuerdo con que la Casa de la Moneda pierda la función de fabricar la moneda oficial, con que se externalice o se privatice esta función a través de una nueva sociedad, y pedimos al PP que respalde nuestra enmienda (para suprimir esta disposición en los Presupuestos) en orden a mantener las cosas como están. Si no podemos arreglar lo que está mal, vale, pero al menos lo que funciona bien no lo estropeemos", ha reclamado Simancas.
INTERESES PRIVADOS
Por su parte, el representante de los trabajadores en el consejo de administración de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre Rafael Roldán cree que la directiva del BCE deja margen para otras opciones más allá de la externalización de la producción e impresión de billetes manteniendo la actividad en la Casa de la Moneda.
Además, dice que aunque el Banco de España asegura "de palabra, nunca nada con papeles oficiales", que esta segregación de funciones no conllevará despidos, la realidad es que no sólo se trata de los 250 trabajadores directamente afectados, sino también de los empleados de otros servicios auxiliares (preimpresión, control de calidad, mantenimiento de las máquinas, laboratorio o I+D) que también sufrirían las consecuencias de una menor carga de trabajo.
De hecho, incluso aunque no se produjeran despidos el mantenimiento de un número de trabajadores que no tienen carga de trabajo encarecería los productos fabricados y, por ende, reduciría la competitividad de la empresa, cuyas cuentas saldrían "justas" sin el 25% de facturación que aportan los billetes. Asimismo, "vería mermada su marca si la impresión de billetes se queda fuera" siendo su principal seña de identidad.
"Y como no hay una razón jurídica lógica que les obligue a hacer esto, sólo podemos pensar mal. El único objetivo que podemos ver es que el Banco de España tenga otros intereses", añade Roldán, que recuerda que son habituales los conflictos con la patronal de Artes Gráficas con la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, a la que acusa de competencia desleal a pesar de que "no hay subvenciones a ningún producto" y todos los concursos públicos y privados que gana es porque "aporta más calidad y seguridad que ninguna otra imprenta de España".
Por eso, los sindicatos sospechan que "hay intereses privados detrás" de esta decisión para que "la Fábrica cierre y se quede en manos privadas". Ante esta posibilidad, los trabajadores aseguran que lucharán "en la medida de sus posibilidades" tanto en el ámbito político, donde ya han conseguido el apoyo de PSOE e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), como en el terreno jurídico y en la calle.
De hecho, el próximo martes 4 de noviembre tienen convocada una huelga, y una delegación de trabajadores se concentrará frente a las puertas del Congreso --coincidiendo con la primera jornada de debate de las enmiendas al proyecto de ley de Presupuestos en Comisión--. Además, el sábado 15 de noviembre los trabajadores de los centros de trabajo de Madrid y Burgos se manifestarán entre la Puerta del Sol y la Cámara Baja.