Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE exige al Gobierno que regule el canje de las preferentes de Eroski para evitar quitas

El PSOE exige al Gobierno que se "implique" en la regulación de los canjes de las participaciones preferentes emitidas por Eroski de modo que se ofrezca a sus titulares la posibilidad de optar a bonos a tres años y sin que en ningún caso se les impongan quitas ni pérdidas de su inversión nominal.
Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el portavoz adjunto de Economía del PSOE en el Congreso, Antonio Hurtado, señalando que según el último informe de la Comisión de Seguimiento de Productos Híbridos en marzo de 2013 existían 30.621 tenedores de títulos preferentes de la empresa vasca con una inversión total de 660 millones de euros.
El diputado cordobés cree que el Ejecutivo "no puede mirar para otro lado" y debe "implicarse" en la solución de estas situaciones "regulando los canjes" de forma "equilibrada y razonable", y propone una fórmula concreta para ello: que no haya quitas para ningún cliente y que se les ofrezca de forma obligatoria la posibilidad de canjear "voluntariamente" sus preferentes por bonos a tres años, al margen de que se decida plantear otras opciones.
INVESTIGAR POSIBLES FRAUDES
Por otra parte, el diputado socialista exige que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) inicie una actuación de oficio para averiguar si ha existido algún tipo de fraude o mala praxis en la comercialización de estos productos que, "según vox populi se colocaron de forma inadecuada y con gran desconocimiento de los ciudadanos" como también ocurrió con las preferentes de las entidades financieras.
De hecho, dado que fueron los bancos y cajas de ahorros los que comercializaron estas preferentes de las grandes corporaciones, serían las propias entidades financieras las que deberían devolver el dinero a los afectados, tal y como ya han recogido algunas sentencias judiciales que cita Hurtado.
Por eso, es necesario que la CNMV "revise todos y cada uno de los casos", insiste, exigiendo también al organismo que preside Elvira Rodríguez que "no autorice ningún canje que conlleve pérdidas del nominal de la inversión" para los afectados.
Y es que esta semana Eroski ha suscrito un acuerdo de intenciones con las entidades financieras para canjear las aportaciones financieras subordinadas por bonos de vencimiento a largo plazo y un pequeño porcentaje de liquidez, con una quita del 30% de la inversión.
En concreto, se trataría de un bono subordinado emitido por la empresa con un valor nominal equivalente al 55% del nominal actual de las aportaciones financieras subordinadas, con un vencimiento de doce años desde el canje y con una remuneración anual de 300 puntos básicos sobre el Euríbor (12 meses). Además, el acuerdo recoge una compensación en efectivo del 15% del nominal actual del producto, que sería entregado en el momento del canje.
MÁS DE 200.000 AFECTADOS
Hurtado recuerda que el caso de Eroski no es una excepción, y que en total existen 191.852 titulares de participaciones preferentes de diferentes empresas, con una deuda viva de 5.101 millones de euros. Entre otros emisores, destacan Repsol (3.000 millones, 120.000 personas), Unión Fenosa (609 millones, 18.000 titulares) o Fagor (185 millones, 10.280 personas).
Por eso, el socialista cree que el Gobierno debe implicarse de forma decidida en solucionar esta situación, dado que los titulares de estos productos no pueden acogerse a ningún mecanismo de arbitraje como los articulados para las entidades financieras nacionalizadas.
"Hablamos de cerca de 200.000 familias atrapadas en estas preferentes. Hay que ayudar a esta gente a salir del laberinto de las preferentes donde están atrapadas. Entendemos la preocupación de los afectados y, desde luego, creemos que el Gobierno se tiene que implicar. Se ha implicado poco con las entidades financieras pero algo ha hecho al crear el sistema de arbitraje, pero exigiremos que también lo haga en este caso", ha zanjado.