Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Países Bajos cumplirá cómodamente el objetivo de déficit fijado para 2013

Países Bajos logrará cumplir la meta de déficit fijada para 2013, para cuando se espera que el país registre un desequilibrio presupuestario del 2,7% del PIB, según apuntan las nuevas estimaciones del Buró para el Análisis de Políticas Económicas (CPB), que alivian así las presiones para que el Gobierno que surja de los comicios que se celebrarán el próximo mes de septiembre aplique un nuevo programa de ajustes.
Este organismo independiente, creado en 1945 y adscrito al Ministerio de Asuntos Económicos de Países Bajos, prevé que el déficit cierre este año en el 3,6%, mientras que en 2013 cumplirá las exigencias impuestas por Bruselas al situarse en el 2,7% del PIB, dos décimas por debajo de su anterior estimación, que calculaba un déficit del 2,9% el próximo año.
Países Bajos, uno de los más firmes defensores de las políticas de austeridad en el seno de la eurozona, había visto amenazado su propio cumplimiento de los compromisos de reducción del déficit, para lo que tuvo que aprobar una serie de ajustes presupuestarios la pasada primavera.
Entre el resto de previsiones publicadas por este organo consultivo, destaca que el PIB holandés retrocederá este año medio punto porncetual para registrar una expansión del 0,75% en 2013. Asimismo, la deuda pública llegará al 71,6% este año y hasta el 72,9% el próximo.
El pasado 24 de julio, la agencia Moody's puso en perspectiva 'negativa' la máxima nota de solvencia ('Aaa') de Países Bajos, en una decisión que también afectó a la 'triple A' de Alemania y Luxemburgo, como consecuencia de las mayores probabilidades de que Grecia abandone la eurozona y de que España e Italia necesiten asistencia por parte de los países más fuertes del bloque del euro, lo que supondría asumir mayores cargas por parte de los países más sólidos de la eurozona.