Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Philip Morris desembarca en Canarias su tabaco calentado, al que espera que migre todo el mercado

Philip Morris ha anunciado que desembarca desde este verano en Canarias con su dispositivo y marca de tabaco calentado, al que espera que acabe migrando todo el mercado por su ausencia de ceniza, de humo y con menos olor, según ha explicado en una entrevista a Europa Press el director general de Philip Morris para España y Portugal, Mario Masseroli.
El modelo es el de un kit con un pequeño dispositivo con forma similar a la de un bolígrafo, que sirve para calentar el tabaco. Al no quemar el tabaco, lo que tiene un gran "potencial de reducción de riesgo", explicó en su visita a las islas.
Los proyectos pilotos de la compañía han tenido lugar en Japón e Italia con resultados distintos. En Japón, en gran medida por su "gusto por la tecnología", el tabaco calentado de la compañía representa ya el 10% de la cuota de mercado total, algo que Masseroli considera algo "muy particular" del país asiático.
Paa Masseroli, el éxito de la nueva propuesta de Philip Morris se fundamenta en que entre el 60% y el 70% de los fumadores se "convierten completamente", abandonando el tabaco convencional.
En el cigarrillo electrónico, en cambio, la tasa es al revés, casi el 80% alterna entre el tabaco normal y el dispositivo electrónico.
IQOS es el nombre de este dispositivo mientras que el tabaco para calentar aparece bajo la marca 'Heets', de Marlboro. Los puntos de venta seguirán siendo los mismos, aunque la comercialización por todas las islas será "escalada" y "dependiendo de la demanda del consumidor".
EL OBJETIVO: "UN MUNDO SIN HUMO"
"El objetivo es un mundo sin humo", resaltó Masseroli, quien aseveró que se trata de un "cambio de paradigma radical" para todos, incluida la propia empresa. "Lo que queremos es que en el futuro toda persona que quiera disfrutar el tabaco lo haga con productos como este. Hacemos una apuesta muy fuerte para que sea lo más rápido posible", apuntó.
El directivo de la multinacional lo tiene claro: "se está transformando el sector" y el tabaco sin combustión "ha venido para quedarse". "Luego habrá evolución tecnológica con todo lo que tiene que ver con nuevas propuestas al consumidor, pero el tabaco sin combustión se ha convertido ya en una categoría", mantuvo.
Para Masseroli, productos como el IQOS están y estarán en "evolución constante", ya que las tecnologías "van evolucionando muy rápidamente". "El IQOS de hoy no tendrá que ver con el de dentro de 5 años", pronosticó.
VALIDACIÓN CIENTÍFICA
El responsable de Philip Morris para España y Portugal explicó también que uno de los grandes retos que este tipo de productos tiene por delante es la validación científica y médica de las ventajas que postula.
"Sabemos que hay mucho escepticismo, pero no pedimos que nos crean, sino que lo comprueben", apostilló. El potencial de reducción de riesgo es, aseguró, de entre el "90% y el 95%".
"Eso es lo que nos dicen nuestros estudios y ahora entramos en una etapa de validación de la comunidad científica", comentó.