Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Philips gana 1.169 millones en 2013, frente a las pérdidas del año pasado

La multinacional holandesa de la electrónica de consumo y la iluminación Royal Philips Electronics ha cerrado el ejercicio 2013 con un beneficio neto atribuido de 1.169 millones de euros, frente a las pérdidas de 35 millones registrada hace un año, como consecuencia del menor impacto de los costes de reestructuración de la compañía, informó la multinacional.
La cifra de negocio de Royal Philips Electronics experimentó un retroceso interanual del 0,5% en términos absolutos, hasta 23.329 millones de euros, aunque en valores comparables, que excluyen la volatilidad del cambio de divisas, aumentó un 3%.
Entre las principales unidades de negocio de la compañía, la facturación del negocio sanitario disminuyó un 4% en 2013, mientras que la división de consumo ingresó un 6,6% más y el negocio de iluminación redujo un 0,3% sus ventas.
Por otro lado, Philips indicó que en el conjunto de 2013 las cargas por reestructuración y adquisiciones sumaron 117 millones, frente a los 561 millones de 2012.
En el cuarto trimestre del año, la multinacional holandesa ganó 409 millones, frente a las pérdidas de 423 millones del mismo periodo del ejercicio precedente, mientras sus ventas sumaron 6.799 millones, un 0,6% más en términos absolutos, pero un 7% más en valores comparables.
"El cuarto trimestre de 2013 fue otro buen trimestre para Philips, a pesar del difícil entorno económico", declaró Frans van Houten, consejero delegado de Philips. "Logramos los objetivos financieros a medio plazo que nos habíamos fijado en el año 2011 gracias al duro trabajo de nuestros empleados", señaló.
"En cuanto a 2014, seguimos siendo cautos debido a las incertidumbres macroeconómicas en curso, la fluctuación de las divisas y la suave entrada de pedidos en el cuarto trimestre de 2013. Por lo tanto, esperamos que el 2014 será un paso modesto hacia nuestros objetivos de 2016, teniendo en cuenta también la reestructuración para impulsar los nuevos objetivos de productividad y las inversiones en iniciativas de crecimiento adicionales", añadió.