Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Portugal se financia a corto plazo al menor coste de su historia tras el rescate del BES

El Tesoro de Portugal ha logrado vender este miércoles 1.000 millones de euros en deuda con vencimiento a tres y doce meses por la que ha ofrecido una rentabilidad en mínimos históricos en la que ha sido su primera cita con los mercados internacionales de capitales desde el rescate de Banco Espírito Santo (BES).
En concreto, el Instituto de Gestión del Crédito Público de Portugal adjudicó un total de 800 millones de euros en deuda con vencimiento a 12 meses a un interés del 0,216%, frente al 0,453% abonado apenas un mes antes.
La demanda de los inversores superó en 1,79 veces la oferta de papel con vencimiento a un año, algo por debajo del interés mostrado en julio, cuando la ratio de cobertura llegó a 2,1.
En una segunda operación, Portugal vendió un total de 200 millones de euros en deuda con vencimiento a tres meses a un interés del 0,097%, cuando el pasado mes de junio ofreció un 0,18%.
La demanda en el caso de la deuda a más corto plazo superó en 3,35 veces la oferta de papel, frente a la ratio de 1,6 veces de la anterior subasta similar.
A principios de agosto, el Gobierno portugués tuvo que acudir en auxilio de Banco Espírito Santo (BES), entidad que decidió dividir en un 'banco malo', que será liquidado, y otro 'bueno', denominado Novo Banco, que recibiría una inyección de 3.900 millones de euros.