Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont: Los inversores prefieren Cataluña a España por tener "proyecto de país"

Critica que se vea con "indulgencia o complicidad" la falta de inversión estatal
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha clausurado este lunes la junta general de Fomento del Trabajo afirmando que los inversores extranjeros prefieren Cataluña a España porque tiene "un proyecto de país y una narrativa compartida", además de una amplia base democrática que sustenta al Govern.
Ante un centenar de empresarios catalanes, ha añadido que "por contra, la política española se ha convertido en un problema" y genera algo de desconcierto a inversores y analistas internacionales, porque su gobierno no tiene una amplia base democrática ni hay un proyecto compartido de país.
"En estas condiciones es difícil ser atractivo a ojos de los inversores extranjeros. No hay nada más desincentivador que un país que no sabe adónde va, que no tiene proyecto de país o no sabe dar respuesta a los desafíos que tiene encima de la mesa", ha sostenido.
Para él, "por el contrario, cualquier economía madura, avanzada, sólida, suele fijarse en los países y sociedades dinámicas, que están movilizadas, que expresan un alto respeto por si mismas y no se dejan pisotear y que no agachan la cabeza ante abusos e injusticias".
ABANDONO DEL ESTADO
"En funciones o no, continúa generando una constante inseguridad jurídica", y ha aludido al bloqueo de leyes que impulsa el Parlament a través de recursos al Tribunal Constitucional, al ahogo financiero y a la falta de inversión pública, sobre todo en infraestructuras, ha dicho.
Ha criticado a quienes ven "con cierta indulgencia, cierta comprensión o a veces cierta complicidad" lo que considera abandono del Estado hacia Cataluña, y lo ve como una de las principales amenazas para la economía catalana.
"Es una de las principales amenazas que tiene nuestra economía: dejar que con Cataluña no cumplan, no hacer nada o crear una expectativa de que ya se arreglará, probablemente por generación espontánea, mientras se van acumulando incumplimientos y déficits fiscales", ha agregado.
Puigdemont ha defendido que Cataluña tiene dos elementos de los que sentirse orgulloso: su tejido económico, robusto y dinámico, y una sociedad civil muy movilizada.
"Un inversor extranjero preferirá siempre un país que se quiere, que se hace respetar, que defiende su tejido empresarial y que lucha por el progreso, a otro al que todo esto le falta o está cojo", ha insistido, y es razonablemente optimista de cara al futuro porque ha asegurado que se han roto tendencias negativas, como el paro.
GAY DE MONTELLÀ: PRESUPUESTOS
En la presentación del discurso de clausura de Puigdemont, el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha hecho referencia a la falta de Presupuestos de la Generalitat para este año: "Nos ha dolido. Confiábamos y queríamos que se aprobaran".
Ante esto, el presidente ha contestado: "Nosotros también queríamos que se aprobaran", pero no ha hecho más referencias al discurso previo de Gay de Montellà, en el que ha pedido estabilidad política y seguridad jurídica, además de diálogo con el Estado para encontrar un encaje territorial a través de una reforma de la Constitución.