Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Qatar toma un 8,55% de SFL, filial francesa de Colonial, valorado en unos 152 millones de euros

El fondo soberano de Qatar ha tomado una participación del 8,55% en el capital social de Société Foncière Lyonnaise (SFL), filial francesa de Colonial, un porcentaje valorado en unos 152 millones de euros en función de los actuales precios de mercado.
Qatar sigue de esta forma reforzando su apuesta por el grupo inmobiliario, dado que la pasada semana elevó hasta el 8,7% la participación del 3,7% que inicialmente había tomado días antes de Colonial.
En el caso de la filial francesa, en la que Colonial controla un 53,1%, Qatar ha entrado en el marco de una reestructuración accionarial derivada de la salida de RBS, una de las entidades extranjeras que se hicieron con títulos de SFL cuando en 2009 tomaron el control de Colonial.
En virtud de esta reestructuración, otro de estos bancos, Crédit Agricole, ha elevado su participación en la compañía desde del 5% hasta el 12,3%.
De esta forma, la entidad francesa se ha convertido en segundo máximo accionista de SFL por detrás de Colonial.
SFL explota una cartera de edificios de oficinas ubicados en el centro de París que presenta un valor de mercado de unos 4.000 millones de euros.
Los cambios en el accionariado de SFL son asimismo paralelos a los que registra el capital de Colonial, en el que el Grupo Villar Mir es primer accionista, y en el que, además del fondo soberano de Qatar, también se han posicionado MoraBanc, el grupo Santo Domingo y el fondo Fidelity.
En el caso de la firma patrimonialista francesa, en un comunicado destacó que la entrada de Qatar y el aumento de participación de Crédit Agricole avalan la estrategia de la compañía de centrarse en edificios 'prime' de París y el "atractivo" que este negocio presenta para inversores institucionales franceses e internacionales.