Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RWE estudia deslocalizar 2.400 empleos para optimizar sus costes

Abandona en el segundo trimestre los 'números rojos' registrados tras el 'apagón nuclear' en Alemania
La compañía energética alemana RWE ha anunciado que alrededor de 2.400 trabajadores se verán afectados por las nuevas medidas de ajuste con las que la segunda mayor eléctrica germana pretende alcanzar su objetivo de incrementar sus ingresos en 1.000 millones anuales hasta finales de 2014.
La compañía alemana, que en el segundo trimestre del año ganó 273 millones de euros, abandonando así los 'números rojos' del mismo periodo de 2011 a raíz del 'apagón nuclear' en Alemania, precisó que estos nuevos recortes se llevarán a cabo principalmente en las áreas de servicios y administración.
"Esto podría resultar en la externalización o transferencia de empleos a regiones con estructuras de costes más favorables", indicó la compañía, que también llevará a cabo cambios en su estructura organizativa, incluyendo la creación de una compañía domiciliada en Alemania que se encvargará de centralizar la gestión de sus plantas de producción eléctrica en Alemania, Páises Bajos y Reino Unido.
El consejero delegado de RWE, Peter Terium, señaló que estas medidas resultan "esenciales" para mantener la competitividad de la compañía y garantizó que serán aplicadas de manera transparente y tras consultar con los representantes de los trabajadores.
"El marco actual es cualquier cosa menos favorable", reconoció el consejero delegado de RWE, Peter Terium, quien achacó esta situación a la "creciente intervención estatal en el sector, el hundimiento de los márgenes de las centrales y la competencia en el suministro de gas y electricidad".
En los seis primeros meses de 2012, RWE obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.584 millones de euros, un 0,4% menos que en el mismo periodo de 2011, mientras que su facturación disminuyó un 1,3%, hasta 27.090 millones.
Por su parte, su competidora E.ON informó este lunes de que en el primer semestre de 2011 obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.906 millones de euros, lo que supone un 321% más que los 691 millones de euros que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior, que se vio penalizado por los cambios regulatorios en Alemania.