Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Red Eléctrica se queda con la fibra óptica del ferrocarril por 559 millones de euros

Red Eléctrica ha ganado la puja por la fibra óptica de Adif, una de las mayores redes de cable del país con sus 16.000 kilómetros de longitud, al presentar una oferta de 559 millones de euros, según ratificó el consejo de administración del operador ferroviario público.
La cesión a una empresa de este activo, una de las 'joyas de la corona' de Adif, se enmarca en la estrategia de la empresa de poner en valor los activos no vinculados a la explotación ferroviaria y lograr ingresos adicionales con que construir las líneas AVE y reducir gastos.
Dentro de esta política, Adif también cedió a Saba la explotación de los aparcamientos de las estaciones del AVE y ha puesto a subasta estaciones de tren en desuso, viviendas, parcelas y otros activos.
En cuanto a la fibra óptica, en virtud del contrato, Red Eléctrica Internacional se ha hecho con los derechos de uso y gestión de la explotación de la red y sus elementos asociados durante un periodo de veinte años.
La red de fibra óptica de Adif consiste en un tendido de 16.000 kilómetros de red que se extiende a lo largo de las líneas de tren, tanto de AVE como convencionales, y conecta las principales ciudades españolas.
Del total de red, 600 kilómetros corresponden a los anillos metropolitanos de Madrid y Barcelona, y otros 1.200 kilómetros a cable dedicado y de acceso a clientes.
El contrato incluye también la gestión de más de 6.000 metros cuadrados de espacios acondicionados para equipos de comunicaciones localizados en locales, edificios y casetas situados en "lugares estratégicos", según explicó Adif.
Se excluye por contra la fibra óptica que se usa por el sistema ferroviario y que representa alrededor del 25% de la capacidad del cable de la red convencional.
Una vez que el consejo de administración de Adif ha adjudicado oficialmente este contrato de concesión, ahora queda pendiente de la preceptiva autorización por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).