Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Repsol completa la venta de activos de GNL y logra plusvalías de más de 2.100 millones de euros

Repsol ha obtenido plusvalías de 2.900 millones de dólares (2.109,7 millones de euros) con la venta de sus activos de gas natural licuado (GNL) en Perú y Trinidad y Tobago a la petrolera anglo-holandesa Shell y la transmisión de su participación en Bahía Bizkaia Electricidad (BBE) a BP, según ha informado Repsol a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La petrolera española, que completa así la venta de sus activos de GNL, ha explicado que ambas operaciones han reportado a Repsol unos ingresos cercanos a los 4.300 millones de dólares (3.126,6 millones de euros), de los que 4.100 millones de dólares (2.982,7 millones de euros) corresponden a la venta de activos a Shell y otros 200 millones de dólares (145,5 millones de euros) de su participación en BBE a BP, que el pasado mes de octubre ejerció el derecho de compra preferente que tenía sobre este activo.
La venta de sus activos de GNL ha supuesto además la liberación de compromisos financieros y deuda no consolidada, según ha destacado la compañía española.
La venta de estos activos, en la que se incluyen las participaciones minoritarias en Atlantic LNG (Trinidad y Tobago), Perú LNG y BBE, junto con los contratos de comercialización de GNL y de fletamento de los buques metaneros, con sus créditos y deuda vinculados, ha supuesto unos beneficios y plusvalías para Repsol de aproximadamente 2.900 millones de dólares (2.109,7 millones de euros) después de impuestos, ligeramente por encima de las cifras adelantadas el pasado mes de febrero, cuando se anunció la operación de venta a Shell.
Como consecuencia de la transmisión de los activos objeto de la transacción "y en aplicación de criterios de máxima prudencia financiera", Repsol ajustará la valoración de los activos norteamericanos en sus libros, registrando una provisión después de impuestos de acuerdo a la nueva normativa fiscal de 1.500 millones de dólares (1.091,3 millones de euros).
Las plusvalías pendientes de contabilizarse tras dicho ajuste se incorporarán entre los ejercicios de 2013 y 2014, de acuerdo con la fecha de transmisión de los activos incluidos en la transacción.
Junto con la venta de activos, Repsol y Shell han formalizado un acuerdo por el que esta última suministrará gas natural licuado a la planta de regasificación de Repsol en el complejo Canaport (Canadá) durante los próximos 10 años, por un volumen total aproximado de un millón de toneladas.
Tras el cierre de la venta, Repsol reduce su deuda neta en 3.300 millones de dólares (2.400 millones de euros) y fortalece su balance "significativamente". Con el cierre de la operación, la española supera el compromiso de desinversiones contemplado en su Plan Estratégico para el período 2012-2016.