Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivero, ante los hoteleros españoles: "El turismo es nuestro petróleo"

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha incidido este jueves en su defensa de la "naturaleza" del archipiélago frente a las prospecciones, dejando claro que no es una actividad que se puede "complementar" con el turismo.
"El turismo es nuestro petróleo, el turismo es nuestro oro, el carbón", ha señalado durante la inauguración del Congreso de Hoteleros Españoles que se celebra estos días en Tenerife, por lo que ha abogado por "proteger" todo lo que necesita --en este caso el cielo, el mar y la diversidad paisajística de las islas-- "para potenciarlo".
Por ello, ha aprovechado su comparecencia para "felicitar" a los empresarios de Málaga, Valencia y, especialmente Baleares, porque "no hay fisuras" en la oposición a unas prospecciones que "pueden poner en riesgo" a sus territorios y modelos económicos.
Sobre el sector, Rivero ha remarcado que representa casi un tercio de la economía del archipiélago y más del 35 por ciento del empleo directo, y ha recordado que desde finales de los años setenta, fue la actividad que acabó con la emigración de los isleños.
Ha insistido en que la naturaleza es "clave" para el buen comportamiento del turismo en Canarias, ya que se puede practicar el "sol y playa" durante todo el año, hasta el punto de que la temporada alta coincide "cuando Europa se muere de frío".
En esa línea, ha dicho que desde 2010 se baten récords en la llegada de visitantes, apoyado por el "coletazo" de los destinos en crisis del norte de África, pero especialmente, por las bonificaciones a las tasas aéreas durante el Gobierno socialista y la "diversificación" de los mercados, destacando el trabajo realizado en Francia, Italia, los países nórdicos y el este de Europa.
Aún así, ha negado que haya que caer en la "autocomplacencia" dado que, por ejemplo, se ha perdido más de un millón de turistas pensinsulares desde 2010, y por ello, ha valorado la puesta en marcha del Fondo de Vuelos, aprobado por la Comisión Europea, para abrir nuevas rutas aéreas.
En esa línea, ha mostrado su "preocupación" por la intención del Estado en "privatizar" los aeropuertos, que en el caso concreto de Canarias, son de "interés social", por lo que ha rechazado que se puedan gestionar con "criterios economicistas", de ahí que su Gobierno haya solicitado la transferencia, tal y como recoge el Estatuto de Autonomía.
Asimismo, ha dicho que "la tarea más apasionante" del sector es la mejora de la calidad y la competivividad a través de los planes de modernización y los incentivos a la rehabilitación que recoge la Ley Turística, con un volumen de créditos superior a los 1.800 millones. "Las cosas van bien, pero no podemos dormirnos en los laureles", ha destacado.
"PONER DE MODA" SANTA CRUZ
El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, ha valorado la celebración del Congreso de Hoteleros Españoles porque va a servir para "poner de moda" a Santa Cruz de Tenerife en el turismo de congresos, que trae cada año a la isla a unos 80.000 visitantes.
Según Alonso, es un segmento de mercado que va a "seguir creciendo" al calor de la recuperación económica, y en ese sentido, ha destacado que la capital tinerfeña tiene una "capacidad tremenda" con infraestructuras y ocio.
El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, ha apuntado que la ciudad tiene los "brazos abiertos" a los visitantes, ha destacado el buen comportamiento de la temporada de cruceros --unos 900.000 cruceristas-- y los hoteles, y ha reivindicado el "rescate del mar" a través de la integración del puerto con la ciudad.
Por su parte, el presidente de Ashotel, Jorge Marichal, anfitrión del Congreso, ha dicho que esta iniciativa se encuadra en los intentos de la patronal por acabar con el mensaje de "la ciudad se muere", destacando las "magníficas infraestructuras" y planta hotelera de la capital.