Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roman Abramovich derrota a Berezovsky en la batalla legal entre oligarcas por la venta de Sibneft

El Alto Tribunal de lo Mercantil de Londres ha desestimado la demanda presentada por el oligarca ruso Boris Berezovsky contra su exsocio Roman Abramovich en relación con la venta de un paquete de acciones de la empresa siberiana Sibneft, por la que reclamaba una indemnización de 3.000 millones de libras esterlinas (3.750 millones de euros).
En su demanda, Berezovsky, de 66 años y antiguo aliado de Vladimir Putin antes de caer en desgracia con el Kremlin, acusaba al propietario del Chelsea de haber violado los términos contractuales y la confianza debida entre socios comerciales al forzarle a vender acciones de la petrolera Sibneft "por una fracción de su verdadero valor", por lo que reclamaba una indemnización por daños de 3.000 millones de libras.
Sin embargo, la jueza Elizabeth Gloster en la lectura de su sentencia, en presencia únicamente del demandante, ya que Roman Abramovich no acudió a la sala, dictaminó que Abramovich fue un socio "leal y fiable", desestimando así "en su totalidad" las reclamaciones de Berezovsky, según informa la prensa británica.
Ambos oligarcas cuentan actualmente con residencia en Londres después de haber aprovechado el colapso de la Unión Soviética para hacer fortuna. De hecho, Berezovsky y Abramovich cruzaron sus caminos por primera vez en 1994, cuando el segundo era un joven de 28 años que comenzaba a desarrollar su idea de crear un "gigante vertical en el sector petrolero".
Por su parte, Berezovsky, que había iniciado su carrera como empresario en los años 80, mantenía contactos políticos al más alto nivel tras el colapso de la URSS y, según la defensa de Abramovich, recibió el pago de millones de libras a cambio de 'apadrinar' la incipiente carrera del empresario.
Sin embargo, a raíz del empeoramiento de las relaciones de Berezovsky y Vladimir Putin, el oligarca tuvo que abandonar Rusia en el año 2000 y refugiarse en la capital británica, donde Roman Abramovich había cimentado su estatus como uno de los mayores multimillonarios del mundo.