Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Romana renuncia a un 30% de su sueldo y a variables y cobrará menos de 300.000 euros anuales

La presidenta de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Belén Romana, ha avanzado este martes que ha renunciado a un 30% a la cuota fija de su salario aprobada por la junta de accionistas de la sociedad, así como al variable, con lo que su sueldo se sitúa por debajo de los 300.000 euros anuales.
Los detalles del régimen retributivo de la cúpula de la Sareb se conocerán "en próximos días", ha añadido, cuando la sociedad traslade a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el preceptivo informe de gobierno corporativo.
Así lo ha adelantado en declaraciones a los medios tras comparecer ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados para hacer balance del primero ejercicio operativo completo de la Sareb, que ha finalizado con unas pérdidas de 261 millones de euros, cinco veces más de lo previsto.
El sueldo de la presidenta de la Sareb y el de los miembros de su cúpula levantó la polémica en 2013, al tratarse de una entidad respaldada con fondos públicos. Entonces, la junta de accionistas aprobó una remuneración salarial de la presidenta de la Sareb de unos 32.000 euros mensuales.
Durante su intervención en la Comisión, Romana ha explicado que la Sareb, "que no es una entidad financiera", decidió "libremente" someter su régimen retributivo a las restricciones que se contemplan para las entidades que hubieran recibido ayudas públicas.
Ello implica un límite de 500.000 euros anuales para los consejeros ejecutivos, más un variable que podría llegar al 60%, y de 100.000 euros para los no ejecutivos.
Romana ha añadido que la Sareb decidió "restringir los salarios más allá de esas normas", de forma que se eliminó el variable para los consejeros ejecutivos. En este sentido, Romana ha señalado que su sueldo, por debajo de los 300.000 euros anuales, "está claramente por debajo de los límites establecidos".
ROMANA DEFIENDE A SU EQUIPO.
Asimismo, Romana ha defendido que su equipo, tras el reciente 'baile' de ceses y dimisiones, es "muy compacto y muy sólido". "Probablemente porque hemos trabajado juntos de forma muy intensa, lo que ha generado una gran capacidad de colaboración", ha añadido.
"Son profesionales de primer nivel, con una capacidad de trabajo verdaderamente extraordinaria y de los que deberíamos sentirnos todos muy orgullosos", ha dicho.
Asimismo, antes la críticas de los grupos parlamentarios por el coste que, a su juicio, conlleva su sede en el Paseo de la Castellana de Madrid, la presidenta de la Sareb que la sociedad fue "muy cuidadosa" con dos cuestiones a la hora de hacer la elección: el precio y el hecho de que estas oficinas no estuvieran en manos de un accionista o deudor potenciales, "para no generar problemas adicionales". En cuanto al precio, Romana asegura que la Sareb paga por su sede un alquiler "notablemente inferior a la media de la zona".