Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell advierte de que los impuestos "exagerados desincentivan, asustan y paralizan"

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha advertido de que los impuestos "exagerados" destruyen civilizaciones, "desincentivan, asustan e incluso paralizan", mientras que los "adecuados" generan crecimiento, riqueza y empleo.
Así lo ha señalado Rosell durante la presentación del estudio 'Panorama de la fiscalidad autonómica y local 2016', elaborado por el Registro de Asesores Fiscales REAF-REGAF, órgano especializado del Consejo de Economistas.
Rosell ha dicho que hablar de impuestos es "como hablar de la vida misma" porque sin impuestos, no habría gasto público ni estado de bienestar. "Para vaciar un vaso primero hay que llenarlo", ha dicho.
Según Rosell, en el futuro será muy importante tener los impuestos adecuados porque nadie va a retener a nadie por la globalización. A su parecer, los impuestos tienen que ser "inteligentes, simples, duraderos y no desproporcionados".
En este contexto, el presidente de la patronal cree que debería haber un compromiso político "serio, potente y de durabilidad" sobre las normas fiscales para que no se cambien tanto como se han modificado hasta ahora. Por ejemplo, ha dicho que se podría fijar sólo un cambio en cada impuesto por legislatura.
A su parecer, la proliferación legislativa es "un mal" de este país y de la vieja Europa. "No es que no deba haber leyes, tiene que haber las necesarias, pero bien hechas y que no se cambien constantemente", ha dicho.
De hecho, ha resaltado la importancia de reflexionar sobre este tema que "ahoga" a particulares y de "manera muy especial" a las pymes. Además, dijo que también ocurre a nivel autonómico y local.
Rosell también ha resaltado la importancia de que los tributos "no sean confiscatorios" para evitar que los ciudadanos y empresas "se busquen la vida" porque hoy en día, "nadie se queda quieto".