Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell recalca que las organizaciones empresariales "tienen que ser independientes económicamente"

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, ha recalcado que las organizaciones de empresarios "tienen que ser independientes económicamente" aunque "tengamos menos dinero".
Así lo ha indicado durante su discurso la Asamblea Electoral de la Confederación de Empresarios de Zaragoza (CEZ), celebrado este lunes en el edificio Ibercaja Patio de la Infanta de la capital aragonesa, en el que se ha elegido al nuevo responsable de esta entidad empresarial, Ricardo Mur, en sustitución de Javier Ferrer.
Rosell ha mencionado que las patronales tienen que tomarse "muy en serio" la "necesidad" de un cambio, al aseverar que "tienen que ser independientes económicamente, aunque tengamos menos dinero".
Además, ha apostado por una independencia "política", aunque "hay que colaborar con los gobiernos, nosotros sólo podemos decirles lo que deberían hacer, no tomar las decisiones". En concreto, para Rosell, "ha que incentivar las reformas necesarias y cambiar muchas cosas".
De esta forma, ha apostillado que las organizaciones empresariales tiene que "abrirse a la sociedad", dado que "nos falta explicar mejor" su utilidad.
CRISIS DURA
Rosell ha reconocido que, en los últimos meses, "parece que vamos mejorando", en referencia a la economía española, sin embargo, "no tenemos que caer en la complacencia, esta crisis ha sido muy dura" al señalar que "han caído muchos empresarios y, con ellos, muchos proyectos y todo lo que tenían", ha lamentado.
En este punto, el presidente de la CEOE ha recalcado que aún queda "una asignatura pendiente" que es "la creación de empleo", aunque ha incidido en la importancia de los "números positivos", que empieza a arrojar la economía española, sobre todo en las "exportaciones".
Asimismo, "empezamos a tener bajo control el déficit, aunque el endeudamiento sigue siendo un grave problema". Ha considerado que, mientras en los últimos años era mayor el endeudamiento privado, se ha controlado, y ahora es mayor el público, "hay que bajarlo", ha apremiado.
Por otro lado, ha alabado el esfuerzo realizado por los ayuntamientos para controlar el endeudamiento, pero "quedan muchas reformas", entre las que ha nombrado la de las administraciones, la fiscal y la simplificación administrativa.
Por otra parte, ha insistido en la importancia de que los empresarios y los sindicatos hayan llegado a acuerdos durante los últimos años, sobre el ajuste salarial para confiar en que "ahora, ojalá, podamos empezar a subir los sueldos".