Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rothschild y Vega Sicilia invierten 26 millones en su vino 'Macán' de La Rioja

Las dos familias construyen en Samaniego (Alava) una bodega diseñada por Enrique Johansson
la familia Rothschild, accionista de Château Lafite y la familia Álvarez, propietaria de Vega Sicilia, han invertido 26 millones de euros en la construcción de una nueva bodega, ubicada en Samaniego (Alava) y diseñada por el arquitecto Enrique Johansson, para sus vinos de La Rioja, bajo la marca 'Macán'.
Dicho inversión contempla además la compra de terrenos, preparación del viñedo y la elaboración de sus primeras cosechas, un proyecto que ha costado más de quince años, según han informado ambas partes, durante la presentación de la bodega este martes en el Museo Thyssen, de Madrid.
Ariane de Rothschild ha subrayado que se trata de un proyecto que nace de la unión de dos familias que piensan igual. "Dijimos que este iba a ser un vino para nuestros hijos que, con el paso de las generaciones, tendría la categoría de mítico, y después de hacer las primeras catas, no me cabe duda de que lo vamos a conseguir", ha resaltado.
Por su parte, el consejero delegado de Vega Sicilia, Pablo Álvarez, ha explicado que "lo primero, lo más largo y lo más caro" fue comprar las tierras, porque ambas partes buscaban lo mejor, por lo que se decantaron por la zona de San Vicente de la Sonsierra y Samaniego, donde adquirieron 120 hectáreas de viñedo mediante 70 operaciones de compra.
La primavera pasada salió al mercado la primera cosecha de Macán 2009, con 90.000 botellas (Macán y Macán Clásico) que se agotaron en semanas aunque la previsión es llegar a las 350.000 botellas en función de las cosechas. Para esa añada y la del 2010 se ha utilizado una nave de elaboración en alquiler.
Ahora está en marcha la bodega propia que está construyéndose en Samaniego, con un terreno que tiene una superficie de 48.750 metros cuadrados, en forma rectangular con una pendiente descendente hacia el valle, de los cuales serán edificados 10.000 metros cuadrados.
La apuesta por la sostenibilidad permitirá que todo el conjunto de la bodega reduzca un 12% el consumo de agua, el 30% de la emisión de gases de efecto invernadero, el 65% del vertido de residuos y el 70% del consumo eléctrico.