Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rusia sube los tipos al 9,5% para frenar la inflación provocada por las sanciones y el desplome del rublo

El Banco de Rusia ha decidido elevar el tipo de interés principal empleado en sus operaciones monetarias al 9,50% desde el 8% anterior, como consecuencia de la aceleración de los precios observada y el empeoramiento de las condiciones económicas, que han provocado el desplome del rublo a mínimos históricos frente al dólar y el euro.
De este modo, en lo que va de año el tipo de interés de referencia del rublo ha experimentado un alza de 400 puntos básicos y se sitúa así a apenas un punto porcentual por debajo de su máximo en la última década.
"Entre septiembre y octubre se han producido cambios significativos en las condiciones externas, incluyendo la considerable caída del precio del petróleo y sanciones más estrictas de algunos países europeos contra varias de las mayores compañías rusas" apunta el instituto emisor ruso.
Como consecuencia de este empeoramiento del entorno, el Banco de Rusia señala que se ha producido una mayor depreciación del rublo que, sumado a las restricciones a la importación de determinados alimentos, ha provocado una aceleración de la inflación.
De hecho, la tasa de inflación estimada alcanzó el 8,4% anual, con un alza del 11,4% en el precio de los alimentos en septiembre, frente al 10,3% de agosto.
"Las estimaciones del Banco de Rusia contemplan que la inflación se mantendrá por encima del 8% hasta el final de 2014 y el primer trimestre de 2015", indicó el instituto emisor ruso, que "continuará adoptando medidas para frenar el alza de los precios de acuerdo con el objetivo de inflación del 4% a medio plazo".
Asimismo, el Banco de Rusia expresó su disposición a emprender una flexibilización de su política monetaria "en caso de que las condiciones externas mejoren y las inflación y sus expectativas registren una tendencia a la baja".
La cotización del rublo frente al dólar ha llegado a caer en las últimas jornadas a un mínimo histórico de 43,899 rublos, lo que supone una revalorización de la moneda estadounidense frente a la rusa del 37% en un año.