Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P ratifica la 'triple A' de Alemania por la estabilidad de sus perspectivas de crecimiento

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha confirmado la máxima nota de solvencia ('AAA') de la deuda soberana de Alemania con perspectiva 'estable' como consecuencia de la probada capacidad de la economía germana de absorber cualquier sacudida en los mercados finacieros y la economía, así como por la estabilidad de sus perspectivas de crecimiento para los próximos años.
En un comunicado, la calificadora de riesgos destacó el elevado grado de diversificación y modernidad, así como la competitividad de la economía alemana y la disciplina de sus políticas fiscales. "Además, creemos que Alemania ha demostrado su capacidad de absorber grandes sacudidas económicas y financieras", añadieron los analistas de S&P.
De este modo, la agencia estima que Alemania creció en 2013 un 0,5%, que se acelerará en 2014 al 1,8% y se situará en el 1,7% en 2015, para moderarse al 1,4% en 2016.
En cuanto a la evolución de las cuentas públicas, S&P prevé que el país, que cerró 2012 con un superávit del 0,1%, concluya 2013 con un déficit del 0,1% y logre el equilibrio presupuestario en 2014, para registrar un saldo negativo del 0,2% y del 0,3% del PIB en los dos años posteriores.
De este modo, la deuda pública alemana escalaría al 77,1% del PIB en 2013 para reducirse a partir de entonces paulatinamente al 74,6% este año, al 72,5% en 2015 y al 71% en 2016.
No obstante, la agencia espera que el consumo sólo se expandirá de forma moderada en el futuro a pesar de la introducción de un salario mínimo y las recientes mejoras en la confianza de los consumidores y advierte de que el desapalancamiento emprendido por algunos de sus principales socios comerciales puede enfriar la demanda de bienes y servicios germanos.
Por otro lado, S&P advierte de que "un empeoramiento y extensión de la crisis de la eurozona podría afectar a Alemania de distintas maneras", puesto que, si bien sus exportaciones directas a Italia, España, Portugal y Grecia representaron menos del 4% del PIB germano en 2013, la exposición de las entidades alemanas aún es significativa.
"Según los datos del Banco Internacional de Pagos (BIS), los bancos comerciales alemanes mantenía una exposición hasta junio de 2013 a los países antes mencionados además de Chipre de 298.000 millones de dólares (219.117 millones de euros), alrededor del 8,3% de su PIB", indicó la agencia.
Así, S&P podría valorar una potencial bajada de rating de Alemania en el caso de que, en contra de lo previsto por la agencia, la deuda públñica escalara significativamente por encima de los niveles actuales como consecuencia de persistentes déficit presupuestarios, un inesperado aumento de las responsabilidades asumidas en relación con el saneamiento del sector bancario u otros efectos como consecuencia de un contagio de la crisis de la zona euro.