Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P dice que el BCE podría bajar los tipos de interés a finales de 2016 si la Fed no los sube

El Banco Central Europeo (BCE) podría acometer otra rebaja de los tipos de interés a finales de año, lo que significaría establecer el tipo de interés de referencia en niveles negativos, si la Reserva Federal de EEUU (Fed) decide mantiene los tipos en los niveles actuales durante 2016.
Así lo ha señalado la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) en un informe publicado este lunes, en el que indica que los "débiles" datos macroeconómicos de la economía estadounidense "han puesto en riesgo" la apreciación del dólar y la consecuente devaluación de la moneda única europea, uno de los principales factores que maneja el BCE para impulsar la inflación hasta su objetivo del 2% interanual.
Al respecto, la economía estadounidense generó 38.000 empleos en el mes de mayo, su nivel más débil desde septiembre de 2010, un dato que, entre otros, "cuestiona" las subidas de tipos en EEUU a lo largo del año.
Tras la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE, el presidente de la institución, Mario Draghi, señaló que utilizarían "todos los instrumentos disponibles para mantener la estabilidad de los precios", una declaración que la agencia interpreta como una posible reducción de los tipos de interés en Europa si la institución presidida por Janet Yellen no los sube.
En este sentido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), señaló que el BCE "debería bajar más los tipos", especialmente la tasa de facilidad de depósito, si la inflación permanece por debajo del 2% más tiempo de los previsto.
Actualmente los tipos de interés en la eurozona se encuentran en mínimos históricos, con el tipo de interés de referencia para las operaciones de refinanciación en el 0%, la tasa de la facilidad de depósito en el -0,40% y la de facilidad de préstamo en 0,25%.
Sin embargo, desde S&P consideran que, a pesar de que el nivel de préstamos al sector privado ha mejorado gracias a una política monetaria acomodaticia, la fragmentación en el mercado de prestamos interbancarios continúa.
De este modo, la calificadora estima que el programa de compra de activos (QE, por sus siglas en ingles) para introducir mayor liquidez en el mercado está afectando de forma desigual a los diferentes países de la zona euro, lo que está provocando desequilibrios en el balance Target 2 --el sistema de pagos transfronterizos entre bancos centrales de la eurozona-- de países como España e Italia.
"Siempre que los bancos centrales del núcleo de la zona euro no reciclen su liquidez adicional en la periferia, los países con problemas de liquidez experimentarán un menor beneficio del programa de compra de activos", afirma S&P.