Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P mejora la calificación de Ono de 'B+' a 'BBB+' tras la integración con Vodafone

Standard & Poor's (S&P) ha mejorado el rating a largo plazo de Ono desde 'B+' a 'BBB+', con perspectiva 'negativa', al considerar que su próxima integración con Vodafone, tras la compra que se cerró el pasado mes de julio, conllevará una mejora de la situación crediticia del grupo español y una mayor facilidad de la refinanciación de su deuda.
Para la agencia de calificación, Ono jugará un papel importante dentro de la estrategia operativa de Vodafone en el mercado español y es muy probable que reciba el apoyo del resto del grupo.
S&P ha precisado que, si bien es "muy poco probable" la venta de Ono a medio plazo, debido al tamaño relativamente pequeño, la identidad y marca diferenciada, el apoyo a esta compañía por parte de la multinacional británica podría tener sus límites.
Por esta razón, S&P no iguala las calificaciones de Ono (calidad aceptable 'BBB+') y las de Vodafone (calidad buena 'A-'). Del mismo modo, S&P considera que el apoyo de Vodafone no está directamente supeditado a las condiciones económicas locales, por lo que no sitúa el rating de Ono al nivel del de España ('BBB').
En cuanto a la perspectiva de Ono, S&P ha explicado que será 'negativa' como un reflejo de la de Vodafone, al considerar que ésta será una filial "altamente estratégica" para el grupo británico. Así, si la agencia baja la calificación de Vodafone, podría reducir también la de Ono de forma proporcional.
S&P ha estimado un caída de ingresos de Ono en 2014, con unos mágenes de beneficio bruto de explotación (Ebitda) de alrededor de 41%, y una deuda en relación con el Ebitda de entre 5 y 5,5 veces.
La operadora británica anunció el pasado mes de marzo la compra de la firma de cable española por un importe total de 7.200 millones de euros, incluyendo la deuda de Ono, y cerró el pasado mes de julio la operación tras autorizar la Comisión Europea la operación sin condiciones.