Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P asigna a la embotelladora europea de Coca-Cola un 'rating' BBB+ con perspectiva estable

La agencia de calificación crediticia Standard & Poors ha asignado un primer rating emisor 'BBB+/A2' con perspectiva 'estable' a Coca-Cola European Partners (CCEP), la nueva embotelladora europea del gigante de las bebidas refrescantes surgida de la fusión entre Coca-Cola Enterprises, Coca-Cola Iberian Partners y Coca-Cola Erfrischungsgetränke.
La decisión de la agencia se sustenta en que el nivel de las obligaciones de rango preferente de la compañía se sitúa por debajo del 20%, en que sus activos están diversificados en un total 13 países y en que la deuda de CCEP se concentra en sus tres entidades principales.
La calificadora de riesgos considera que los principales riesgos a los que se enfrenta la embotelladora son las bajas previsiones de crecimiento del mercado de bebidas carbonatadas en Europa Occidental, donde se localizan una gran parte de las ventas de CCEP, y que no está presente en los mercados que experimentarán un gran crecimiento en este mercado.
Sin embargo, S&P considera que la "elevada" deuda de la embotelladora debería reducirse desde los 7.500 millones de dólares (6.588 millones de euros) hasta 5.900 millones de dólares (5.182 millones de euros) de cara a 2018 gracias al "sólido" flujo de caja de entre 700 y 800 millones de dólares (615 y 703 millones de euros, respectivamente) anuales de CCEP, según las previsiones de la agencia de calificación.
En su análisis, la calificadora considera que la perspectiva estable se debe a que el rendimiento operativo de la entidad solo mejorará "gradualmente" durante los próximos tres años. Así, cree que el estancamiento de las ventas en Europa Occidental "debería compensarse con la reducción del coste operativo, vía reestructuraciones y disminución de costes".
S&P revisaría a la baja la calificación de CCEP si observan un continuo descenso de la rentabilidad a causa de un descenso acelerado de la demanda de bebidas carbonatadas o si la compañía es incapaz de ejecutar programas para reducir costes y reestructurar la compañía.
Además, la agencia de calificación ha decidido actualizar desde 'BBB' a 'BBB+' el rating de la deuda senior no garantizada de Coca-Cola Enterprises (CCE), ya que estima que es uno de los núcleos de la nueva entidad y, por lo tanto, debe tener la misma calificación que la matriz del grupo.