Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P ve "creíble" la gestión de la directiva de Repsol para mantener el rating

Standard & Poor's ha valorado la gestión de la directiva de Repsol para mantener la calificación crediticia de la compañía, al considerarla "creíble", y ha afirmado que se pronunciará sobre su veredicto respecto a la nota de la petrolera en las próximas "dos o tres semanas".
En un informe sobre la petrolera y las consideraciones que afectan al proceso sobre revisión de su rating, la agencia señala que los resultados anunciados por la compañía fueron mejores de lo previsto cuando el pasado 1 de febrero puso la calificación de la compañía, junto al de otras petroleras, en revisión.
Además, ve "creíble" el compromiso mostrado por el equipo directivo de Repsol por mantener su calificación crediticia, considerado "de manera consistente y explícita" como una "prioridad estratégica".
A este respecto, señala que la compañía tiene "la capacidad y la voluntad" de reducir deuda, tras el incremento en su apalancamiento después de la adquisición de Talisman, como demuestran medidas ya adoptadas como la emisión de 2.000 millones en bonos híbridos o las desinversiones por unos 2.500 millones de euros.
Asimismo, valora que el recorte en el dividendo anunciado la pasada semana supone otro mensaje de la compañía de que "está priorizando" fortalecer su balance tras la compra de Talisman y en un contexto de precios bajos del petróleo.
GAS NATURAL APORTA UN ESCALÓN AL RATING.
Además, S&P considera que la participación del 30% de Repsol en Gas Natural Fenosa es una fuente de flexibilidad financiera que "puede y será usada si es necesario".
Para la agencia, esta participación le da a Repsol actualmente un escalón de rating y permitiría a la petrolera en cualquier momento poder reducir deuda en 5.000 millones de euros con su venta, aunque subraya que desprenderse de ella podría elevar el riesgo del perfil financiero de la compañía.
S&P también subraya que, aunque el margen de refino caerá entre un 20% y 30% en 2016, la rentabilidad a este respecto de la compañía es superior a la de sus competidores.
En lo que se refiere al balance, la agencia señala que la petrolera está trabajando para conseguir que la mitad de los 2.000 millones de euros emitidos en híbridos puedan considerarse capital.
El pasado 1 de febrero, S&P situó a Repsol y otras cinco grandes petroleras europeas en 'vigilancia negativa' (creditwatch negative), con lo que amenazaba con una posible rebaja en sus calificaciones crediticias debido a su previsión a la baja en el precio del petróleo para los próximos años.
En concreto, la agencia rebajó la calificación a Royal Dutch Shell a 'A+' desde 'AA-' y situó en 'vigilancia negativa' las notas de Repsol (BBB-), BP, Eni SpA, Statoil y Total.
La agencia de calificación había revisado el pasado 12 de enero a la baja sus previsiones de precios para el Brent, situándolo en 40 dólares el barril para este año, en 45 dólares para 2017 y en 50 dólares para el siguiente ejercicio.
Repsol realizó unas provisiones contables extraordinarias por 2.957 millones de euros en sus resultados del ejercicio 2015 y adoptó medidas adicionales para adaptarse al actual escenario de caída de los precios del crudo.