Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P no ve suficiente la mayor capitalización para elevar el rating de los grandes bancos europeos

Las acciones adoptadas por parte de los 50 mayores bancos de Europa Occidental para fortalecer su posición de capital no resultan lo suficientemente significativas como para impulsar sus calificaciones de solvencia, según ha señalado la agencia Standard & Poor's.
"El fortalecimiento del capital es improbable que impulse los ratings de los 50 principales bancos de Europa Occidental", apunta la agencia de calificación en un informe, donde, sin embargo, reconoce los "graduales" progresos en las ratios de riesgo ajustado al capital (RAC) de estas entidades.
Así, la agencia considera que 49 de las 50 mayores entidades europeas cuentan con una ratio RAC conforme a su actual valoración de ingresos y capital, con la única excepción de Allied Irish Banks, cuya ratio RAC no se espera que supere el umbral del 3% hasta finales de 2015, frente al 2,4% en 2013.
A pesar de los progresos detectados, S&P señala que la posición de capital representa una fortaleza únicamente para ocho de los 50 bancos analizados, mientras que es una debilidad para 19 entidades.
Por otro lado, la agencia advierte de que existen numerosos obstáculos que pueden perjudicar la generación de capital o incluso dañar la su actual valoración sobre la posición de capital de las entidades si la recuperación europea pierde fuerza y crecen las tensiones geopolíticas.
Asimismo, S&P aprecia un creciente riesgo de mercado como consecuencia de la búsqueda de mayores rentabilidades por parte de los inversores, impulsando el precio de los activos a niveles "preocupantes".
Como consecuencia de que las bases de capital de un número de bancos se sitúan apenas por encima del nivel que soporta la actual valoración otorgada por S&P, la agencia advierte de que estas no cuentan con demasiado margen para manejarse en situaciones adversas o aplicar políticas favorables a los accionistas.