Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sacyr llena de nuevo las esclusas de la ampliación del Canal de Panamá para realizar pruebas

Tras reparar fisuras y los quicios de las nuevas esclusas
El consorcio liderado por Sacyr que ejecuta las obras de ampliación del Canal de Panamá ha comenzado a llenar las esclusas de la nueva vía interoceánica para comenzar a realizar pruebas técnicas de su funcionamiento, según informó el grupo.
La inundación de las nuevas esclusas llevará una semana y se inicia después de que el consorcio constructor y la firma que diseñó el proyecto, Montgomery Watson Harza, terminaran la pasada semana la reparación estructural de los quicios de las esclusas y de las fisuras que se habían detectado.
Sacyr y sus socios en el consorcio (la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa) ya habían realizado una primera inundación de las nuevas esclusas para comenzar a realizar pruebas el pasado año.
En esta ocasión, el grupo indicó que una vez concluya el proceso de llenado "procederán a realizar pruebas técnicas con el fin de alcanzar el funcionamiento completo de la obra".
Las autoridades panameñas han fijado la inauguración y puesta en servicio de la nueva vía interoceánica para los próximos meses de mayo o junio.
EN EL MENOR TIEMPO POSIBLE
En cuanto a los trabajos de refuerzo de los quicios de las esclusas que el consorcio ha llevado a cabo antes de volver a inundarlas, las empresas destacaron en un comunicado que ha supuesto un "gran esfuerzo", dado que se ha ejecutado "en el menor tiempo posible".
Así, el consorcio ha empleado veinte equipos de perforación que llegaron procedentes de Estados Unidos e Italia, así como la colaboración de más de 300 profesionales.
Sacyr lidera el consorcio que en julio de 2009 se adjudicó la construcción de este nuevo juego de esclusas para ampliar el Canal de Panamá y que permita el tránsito de buques de mayor tamaño. El proyecto, considerado histórico para la ingeniería civil, se contrató por 2.900 millones de euros.