Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad recuerda a los ciudadanos que sus derechos no cambian ante el inicio de las rebajas

El Instituto Nacional de Consumo, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, recuerda a los consumidores que sus derechos no cambian con ocasión del comienzo de las rebajas este 7 de enero en la mayoría de comunidades autónomas y pide tener en cuenta una serie de cuestiones a la hora de adquirir artículos rebajados.
Así, indica que los artículos rebajados han de ser los mismos que se han ofrecido anteriormente por el comerciante y no pueden confundirse con artículos de saldo o con taras que, en caso de ofrecerse en el mismo establecimiento, deberán estar debidamente separados y diferenciados de los artículos ofrecidos en rebajas.
Además, añade que en los artículos en rebajas deberá figurar el precio de venta anterior junto al precio rebajado y detalla que los medios de pago aceptables deben de ser los mismos que los establecimientos utilizan durante las campañas de venta habituales.
En el caso de que se produzcan cambios y devoluciones por cambio de talla u otra cuestión no atribuible al establecimiento o al fabricante, indica que la política deberá ser la misma que el establecimiento aplique normalmente, salvo que anuncie de forma clara una modificación para productos en rebajas.
Por todo ello, insiste en que las garantías sobre los productos no pueden ser rebajadas, es decir, ante cualquier producto defectuoso el comerciante está obligado a cambiarlo, reembolsarlo o repararlo.
RECLAMACIONES
También pide a los consumidores que presten especial atención a los establecimientos que exhiben el distintivo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo ya que, en caso de que haya que presentar una reclamación, se tramitará conforme a un procedimiento gratuito, rápido y vinculante para las partes.
En este pundo, especifica que cuando se desee presentar una reclamación por algún motivo, deberá solicitarse la hoja de reclamación correspondiente en el establecimiento y que el comerciante tiene obligación de ponerla a disposición. El consumidor puede entregar el ejemplar correspondiente a la Administración en la oficina de consumo más cercana a su domicilio, donde será tramitada.